Los hologramas son prácticamente un requerimiento en la ciencia ficción: se usan para videoconferencias en Star Wars (1977) y Power Rangers (1993); en Iron Man (2008) y Big Hero 6 (2014) son interfaces de trabajo; y en Her (2013) los videojuegos usan plataformas holográficas. Sin embargo, esta tecnología lleva años como parte de la vida diaria.

De hecho son utilizados muy frecuentemente, especialmente en materia de seguridad. Sus aplicaciones más comunes son en pasaportes y tarjetas de identidad, en billetes de alta denominación de varios países del mundo, y como medidas de autenticidad entre ciertas compañías tecnológicas.

Un holograma es como una fotografía que registra la información que deja el paso de la luz sobre un objeto. Este proceso es increíblemente complejo, y para realizarlo correctamente se necesita tecnología especializada. Por ello es muy útil para evitar la falsificación de documentos y productos oficiales de las grandes empresas.

La tecnología holográfica, aunque no esté lista para su uso comercial, podría ser el próximo paso de la representación visual y digital

A pesar de que existen múltiples formas de hacer un holograma, todas requieren el registro de grandes cantidades de información. Este tipo de imágenes guardan detalles a un nivel microscópico, en un plano tridimensional, y en el que cualquier fragmento del registro puede usarse y proyectar la imagen original. Por estas razones la holografía aún no puede usarse masiva o fácilmente.

Cuando los medios o las empresas hablan de un holograma en una presentación masiva, generalmente se trata de un efecto visual llamado 'fantasma de Pepper', que da la sensación de tridimensionalidad usando cristales, espejos y proyectores LED de alta definición. Gorillaz en los Grammy 2006, las presentaciones de la vocaloid japonesa Hatsune Miku, y Michael Jackson en los Billboard Music Awards 2014, ninguno ha sido un verdadero holograma.

 

 

Actualmente, existen prototipos holográficos como el Heliodisplay de IO2 Technology, el Interactive 360° Light Field Display de Sony, y los Mark II y Mark III del Instituto Tecnológico de Massachusetts que buscan comercializar y facilitar el registro y reproducción de este tipo de imágenes.