Habiendo más de cuatro transformaciones entre armadas y pacíficas, porqué llamarle a esta la “Cuarta”.
La llamada “Primera Internacional” se funda en Londres en 1864  fue el primer intento del movimiento obrero de organizar la política internacionalista de la revolución proletaria,  agrupó, en un “Foro”, a sindicalistas ingleses, y anarquistas y socialistas franceses e italianos, para proponer líneas de acción. Sus principales fundadores fueron Marx y Engels.
-En 1889 se funda, en París, la “Segunda Internacional”. Su lucha influyó en los trabajadores del mundo, fue la base de la reconstrucción de los partidos socialistas y comunistas.
-Después de La Revolución Rusa, el Partido Bolchevique con Stalin fundó en 1919 la “Tercera Internacional” impulsando la política soviético-revolucionaria a escala internacional.   
-En 1937, Trotsky, desde su exilio en México, al considerar que la tercera era estalinista, se da a la construcción de un partido mundial de la regeneración socialista-marxista: la “Cuarta Internacional”, para combatir la “enfermedad mortal llamada capitalismo” “inspirando” a la juventud, para asegurar “los primeros triunfos de la lucha”.
En el ‘38 en las afueras de París, era fundada la “Cuarta Internacional” que tras el asesinato de Trotsky en 1940, quedo debilitada, y ese mismo año disuelta. Desde entonces, múltiples partidos y organizaciones de izquierda, se consideran herederas de la Cuarta Internacional.
En Latinoamérica, el sucesor, es el argentino Nahuel Moreno, fundador de partidos de izquierda, identificados ya como “Morenistas. En el ‘82, se da a la construcción de la Cuarta en América; en el ‘84 funda el “Partido Revolucionario Democrático” y en el ’89 surge el Partido de la Revolución Democrática con López Obrador entre otros, y en 2011 Obrador funda Morena. El “Foro de Sao Paulo”, que reúne a la izquierda latinoamericana, con ideología marxista, es un “Foro”, para intercambiar propuestas y líneas de accion, al que pertenecen los partidos Morena y “del Trabajo”, que firmaron en Cuba acuerdos para “transformar” a México en un país socialista, con metas que la 4T va poniendo en práctica.
En política la forma es fondo, y lo que parece es, sus prácticas tienen una razón, un sentido, y un fin. De ahí que la 4T haya reivindicado a la violenta, paramilitar, clandestina, y ahora resulta que “honrosa y valiente” “Liga Comunista 23 de Septiembre”.   
El “socialismo asistencialista” fue la propuesta que ganó en las pasadas elecciones, ofreciendo a diestra y siniestra; justicia, castigo a corruptos,  dádivas en efectivo, y por otro lado, aliando a líderes prófugos y sentenciados, quienes ya ungidos de perdón, le dieron el voto de sus multitudes agremiadas; sumó a deportistas y artistas sin ninguna experiencia política, solo para empoderarse. Así, la 4T se convirtió en un poderoso lema de campaña.
Hay de socialismos a socialismos y formas de aplicarlos, sus líderes han pecado de idealistas, los resultados están a la vista con Venezuela, Cuba, Nicaragua, con gobiernos que se eternizan, es el mismo socialismo malogrado que se está aplicando en nuestro país, seria largo hablar de similitudes y programas con el socialismo chavista de Venezuela, lo que la gran mayoría de los seguidores de la 4T parecen ignorar, en el sentido de no saberlo, o de no querer saberlo.
En Bolivia, si bien, Evo Morales, tuvo aciertos, se convirtió en dictador y eso siempre ha terminado en desastre; ya no podía, por ley, participar, en los comicios de octubre pasado, amén de que, modificando la constitución, se había reelecto varias veces, “porque el pueblo se lo pedía”. Esa elección se caracterizó por fraudulenta y violenta, con docenas de muertes de opositores, y surgió la inconformidad del pueblo, el jefe de las fuerzas armadas le sugirió, sugirió renunciar, y solo reconociendo esos errores, accedió para evitar más enfrentamientos, por tanto no fue un golpe de estado como aseguran sus aliados socialistas, como el gobierno de México que lo glorifica, y a su solicitud, le da asilo, y porque no Cuba o Venezuela o Nicaragua, países donde ya pegó duro la crisis, porque el socialismo se acaba cuando se termina el dinero de los demás.  
En nuestro país, cada vez son más los arrepentidos, otros, hasta reniegan haber apoyado a la 4T, otros más ya dudan y mejor callan, son menos los que todavía se engallan, que, con el pretexto de un pasado evidentemente censurable, defienden hasta con insultos las imposiciones del presidente. El país anhela un cambio, pero no para salir de guatemala metiéndolo en Guatepeor. Con pasión y venganza se apuntala a un presidente que, contra su obligación tiene dividido al pueblo, la ofensa, la revancha, la mentira, la burla, la soberbia, están posicionadas en el ejecutivo, no hay cordura, sospechosamente se tolera a la delincuencia.
“Gobernar es muy sencillo” ha dicho el presidente, será porque nadie de su gabinete se atreve a  contradecirlo.
El golpe a la democracia en Baja California, abriendo camino a la ampliación del mandato presidencial o a reelecciónes como en Bolivia; declarar al aeropuerto de Santa Lucia “de Seguridad Nacional” contra 140 amparos; votaciones fraudulentas en ambas cámaras, encuestas controladas a modo, y que nadie del gobierno se levante a señalarlo, son solo una muestra que estamos viviendo ya, una dictadura de facto.  
P.D. Hasta el otro sábado.