Antes de que lo capturaran en una mansión de Puerto Vallarta, Keith Raniere, el líder del grupo Nxivm, presunta secta acusada de esclavizar sexualmente y marcar como ganado a mujeres, caminaba plácidamente por la zona más exclusiva de Monterrey.
En el municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, que estadísticamente es el más rico del país, gozaba de la protección de algunas de las familias más poderosas y adineradas de la región.
Cuando se lo toparon en Nuevo León les sorprendió porque los rumores marcaban que, tras la publicación de un reportaje en The New York Times que lo denunció, había huido a una isla privada de un adepto en Fiji. Pero no. Aguardaba en Monterrey donde logró aglutinar a muchos de sus seguidores.
El asunto fue un escándalo en la sociedad regia al grado que, según algunos testigos, en una junta el 22 de noviembre los colonos de la subdivisión de San Pedro lo declararon persona non grata. Tenía un mes de publicado el reportaje y les llegó la información de que había rentado ahí una vivienda. Tras un enfrentamiento entre algunos de los colonos con seguidores del capítulo nuevoleonés de Nxivm, aparentemente lo corrieron de inmediato y fue así que terminó en Puerto Vallarta.
Keith Raniere fue acusado en Estados Unidos y Canadá de abusar contra mujeres de una manera sistemática, al amparo de supuestos cursos de autoayuda en la organización Nxivm. El 17 de octubre The New York Times denunció que incluso marcaban a las mujeres del culto con herrajes como ganado y las chantajeaban con fotos íntimas, cosa que el grupo rechazó. El escándalo tuvo una veta mexicana que salpicó al principal promotor de Raniere en nuestro país: Emiliano Salinas Ocelli, hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.
No es el único que está en problemas y podría estar en más:
Tras su detención el pasado 25 de marzo en una zona exclusiva de Puerto Vallarta las indagatorias oficiales estadounidenses tocan peligrosamente la puerta de quienes le brindaron abrigo, protección e impunidad en Nuevo León. Varios poderosos conocidos están temblando por el asunto. La lista de seguidoras de Raniere en la élite regiomontana es nutrida y tras la revelación del NYT al fundador de Nxivm no le faltaron casa, cobijo y susento… de lujo.
Lo que pareció una captura y extradición más en una nutrida relación bilateral de cooperación en seguridad, luce estar cerca de convertirse en un explosivo expediente mexicano que dará mucho de qué hablar.

SACIAMORBOS
Sismos en la renegociación del TLC. Por un lado se tambalea la octava ronda de pláticas. Por otro se habla de que un acuerdo está cerca, a distancia de un par de semanas. Por un lado Trump tuitea furioso, por otro hoy están en Washington en reuniones de alto nivel los secretarios Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, para encontrarse cuando menos con Jared Kushner y Robert Lighthizer, respectiva y probablemente. El calor está a todo.

Por: Carlos Loret de Mola M.

[email protected]