1.- El viernes, el presidente inauguró una obra inconclusa. Para no decir eso, inventó el eufemismo de que en realidad era la “inauguración de la primera etapa constructiva” de la Refinería de Dos Bocas. En la administración de proyectos de construcción, dicho término no existe. Nadie en el mundo lo utiliza. Las obras se construyen, se prueban y se ponen en operación. Aquí simplemente no se vio un solo barril de crudo entrando a la refinería y menos un solo litro gasolina saliendo.
2.- Prometieron que en diciembre de este año, la refinería va a estar operando. De acuerdo con los especialistas, es posible que los primeros barriles procesados -si bien les va- estén en el sistema de refinación hacia el año 2026. Incluso fue posible escuchar de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quejarse de que tiene varados en altamar equipos fundamentales para la operación.
3.- López Obrador afirmó qué la gasolina en México es hoy más barata qué en Estados Unidos. Lo que no explicó es que esto no se debe a que esté mejorando la oferta de gasolinas de origen nacional sino a que se está subsidiando el precio a un costo de aproximadamente 22 mil millones de pesos al mes. De seguir las condiciones de mercado actuales, el presidente tendrá que optar entre subir la gasolina, subir la deuda o recortar los programas sociales. De aquella promesa de campaña de que el litro de gasolina costaría 10 pesos, sólo queda una fuente inagotable de memes.
4.- El presidente afirmó que México refinará en breve 1.2 millones de barriles a los que se sumarán los 340 mil de dos Bocas, otros 340 mil de Deer Park, más dos plantas coquizadoras. Esto es, 2 millones de barriles. Son puras cuentas alegres. Es imposible refinar el petróleo que no tienes: México está produciendo 1.7 millones de barriles de crudo. Y eso no sube de la noche a la mañana. No son galletas. Son cientos de miles de barriles de crudo diario que no se están extrayendo de ningún pozo mexicano. Es mucha producción qué no se tiene. ¿O qué, va a importar petróleo crudo?
5.- Para abonar a la confusión, el director general de Pemex enmendó la plana a López Obrador. Afirmó qué actualmente se refinan casi 1.1 millones de barriles, considerando lo que procesa Deer Park. Deer Park procesa 340 mil barriles. Deer Park está en Estados Unidos. Entonces, si se procesan 340 mil barriles en EE.UU. esto significa que en México sólo se procesan 760 mil barriles, no los 850 mil qué afirmó el presidente. 90 mil barriles de diferencia es un montón. Es una cifra que mueve los mercados. Este gobierno ni siquiera se coordina en tener las mismas cifras en los discursos.
Pero claro, nada de esto es culpa de un gobierno necio e inepto. Todo es culpa de los neoliberales.
(Hay otras 5 mentiras. Las comentamos mañana)

Pot: Carlos loret de mola a./ carlosloret@yahoo.com.mx


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado