Le pregunto si alguna vez en la vida le había tocado ver un atraco al presupuesto del tamaño del que ha perpetrado la administración del priista Javier Duarte en Veracruz.
El auditor Superior de la Federación muestra pesadumbre en la postura de su cuerpo y en su semblante. Juan Manuel Portal mueve la cabeza negándolo, sin hablar un par de segundos, que se hacen más largos porque estamos en vivo en televisión. Y luego responde con la voz: “no”, me contesta sobrio, hasta reflexivo.
Cuenta que le hizo observaciones a la cuenta pública de Veracruz por 35 mil millones de pesos. El gobernador Duarte reaccionó rápido y se reunió con él. Le prometió que respondería por todas, que todas quedarían aclaradas. Pero al final, de los 35 mil sólo pudo explicar mil. Vaya escándalo.
Le quedan pocos días en el gobierno. El 1 de diciembre toma posesión su acérrimo rival, quizá su verdugo, el panista Miguel Ángel Yunes. Parece que Javier Duarte está contando los días, porque las denuncias de fraude no dejan de salir a la luz:

Apenas ayer, en el programa “Despierta” que tengo a mi cargo en Televisa, un reportaje especial de Luis Pavón reveló que la administración Duarte retuvo dinero de la nómina a 4 mil trabajadores del gobierno dizque para pagar sus créditos pero nunca los cubrió; que a los de la Universidad local les hizo lo mismo con sus impuestos; que luego dijo que iba a pagar a las empresas a las que debía, sacó una lista de las que recibirían su dinero y resulta que hay empresas fantasma; y que hay otras a las que propone pagarles dos veces. Un cochinero. Un escandaloso cochinero.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Procuraduría General de la República (PGR) ya tienen los expedientes afinados contra Javier Duarte y su clan. Me lo confirman por todos lados. Pero en esto se requiere una decisión política. Porque puede implicar cárcel. Y esa decisión política la tiene que tomar el presidente Enrique Peña Nieto ahora que ha regresado de su gira a la ciudad china de Hangzhou (decía Marco Polo, que algo viajó, que era el lugar más bello de la Tierra) donde asistió a la reunión del grupo de las 20 economías más poderosas del planeta.
La tiene que tomar y la debe tomar. Y muy posiblemente de la mano venga el caso del ex gobernador de Sonora, el panista Guillermo Padrés, cuya persecución ante la Justicia está bastante más avanzada que la de Javier Duarte.
Ya sabremos.

SACIAMORBOS
En un segundo plano, están en la mira de las autoridades César Duarte, el de Chihuahua, y Roberto Borge, de Quintana Roo. En el mismo “Despierta”, un reportaje de Guillermo López Portillo documentó que el mandatario chihuahuense se compró en dos días ranchos equivalentes a siete veces el Bosque de Chapultepec. Hace dos semanas, César Duarte me dijo que haría públicas sus declaraciones patrimoniales, que ha reservado durante 12 años. Aún no sucede. En cambio, el que ya la brincó con las autoridades fue Marcelo Ebrard.

Por: Carlos Loret de Mola A. / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...