compartir en:

Ya fueron liberados los dos hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera que fueron secuestrados el domingo 14 de este mes en el restaurante La Leche de Puerto Vallarta, Jalisco. Sin embargo, los “levantados” fueron en total seis personas, y algunas de ellas siguen retenidas.
Esto, de acuerdo con información que obra en poder de los investigadores gubernamentales del caso, que me han proporcionado a condición de no revelar la fuente.
Ese domingo, Iván Archivaldo estaba celebrando su cumpleaños en el cotizado restaurante que también es centro cultural. Mesa para 16. Estaban su hermano Alfonso y su suegro, según los datos que tienen las autoridades. Llegó un comando de seis personas y se produjo el secuestro múltiple que ha causado interés y también alerta.
Interés, porque en este país todo lo de “El Chapo” causa una extraña fascinación. Alerta, porque la primera hipótesis que siguió la Fiscalía de Jalisco fue que el cártel Nueva Generación estaría detrás del plagio, lo que implicaría el enfrentamiento de los dos cárteles más relevantes del país: el de Sinaloa, que es el más famoso, y el de Jalisco, que es el más poderoso.
Sin embargo, conforme avanzaron los días y la indagatoria fue atraída por la Procuraduría General de la República, surgió una segunda línea de investigación: posibles rivalidades dentro del propio cártel de “El Chapo Guzmán”. Se trataría de una disputa entre los hijos de este capo y Dámaso López Serrano “El Mini-Lic”, hijo de su compadre Dámaso López Núñez “El Licenciado”, uno de los tres jefes de la organización criminal de Sinaloa junto con “El Mayo” Zambada y ex número dos del penal de Puente Grande del que se fugó “El Chapo” en 2001.
De acuerdo con las mismas fuentes, la primera línea de investigación –la de Jalisco Nueva Generación– se ha ido fortaleciendo en las últimas horas y apuntalaría lo dicho desde un inicio por el fiscal tapatío, Jesús Eduardo Almaguer: que habían identificado a dos presuntos pistoleros de Nueva Generación en el video del rapto. Y ven detrás de todo esto a otro heredero, a Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo de uno de los patriarcas de CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”.
Fuentes oficiales me confirmaron que sí fueron secuestrados los dos hijos de Guzmán Loera, que se pagó una fuerte suma como rescate y que ya están libres. Sin embargo, no tienen certeza sobre si el suegro de Iván Archivaldo sigue bajo captura, pero sí saben que hay aún personas secuestradas.
Más le vale a la autoridad saber qué pasó y quién está detrás. Porque se trate de un asunto interno de un cártel o la rivalidad entre dos organizaciones, es como pocas veces alto y real el peligro de que se desate un baño de sangre que deje aún más frágil la seguridad nacional.

SACIAMORBOS
Dice el gobernador de Chihuahua, el priista César Duarte, que no va a ir a la cárcel, que no tiene nada que esconder, que no es corrupto ni se ha robado dinero, que compró ranchos porque es rico, porque su patrimonio es de 100 millones de pesos, y promete –ahora sí– presentar sus declaraciones patrimoniales que debe desde hace doce años. Veremos.