compartir en:

Campeche es un estado donde suceden más cosas de lo que parece. Es una de esas entidades poco observadas por la opinión pública nacional, que “no es noticia”, y eso brinda a su actual mandatario, el controversial Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, manga ancha para actuar prácticamente sin contrapesos.
Los días 15 y 22 de enero del año pasado, en “Candidatos bajo sospecha (Expediente 2)” y “Candidatos bajo sospecha. Responden y aceptan” de estas “Historias de Reportero”, le dibujé algunos rasgos escandalosos del personaje, y él respondió con una singularmente operada campañita en redes sociales (no me extrañaría que se volviera a repetir el ataque).
El PRI siempre ha gobernado en Campeche. Su ventaja ha sido cómoda en prácticamente todas las elecciones. Por eso cobra especial relevancia la elección de quién será el candidato de este partido. El año pasado, que se renovó la gubernatura, dos personajes del tricolor llegaron a la recta final: el diputado y ex senador Moreno Cárdenas y el entonces zar anti secuestros, ahora comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.
Es cierto que “Alito” estaba mejor posicionado en las encuestas. Es cierto que también representaba más riesgos por las malas sospechas que despertaba dentro del gabinete del presidente Peña Nieto y hasta en la dirigencia nacional del PRI. Pesaron más los números. La elección resultó, como se esperaba, casi un trámite. La oposición –un PAN dividido por la influencia de la familia del ex secretario de Gobernación Mouriño y una izquierda avejentada con su eterna candidata Layda Sansores– no supo hacerle frente. Moreno Cárdenas casi ni necesitó hacer campaña.
A los pocos meses de tomar posesión, “Alito” voló al centro del país con una petición inusual hacia sus políticamente superiores: vetar a Renato Sales Heredia. 
Resulta que Sales, tras perder la nominación priista pero encumbrarse en el gabinete luego de la fuga de “El Chapo” Guzmán, continuó viajando a su estado natal, donde tiene una casa y vive parte de su familia, y aprovechó para reunirse con amigos y con aliados, hacer vida social y también algo de política, implementando en su tierra los programas bajo su mando en la Comisión Nacional de Seguridad.

No tengo registro de que el gobernador Moreno haya asistido a alguno de los actos de Sales, quien podrá ser su rival a nivel local, pero también es miembro del gabinete de Seguridad y se acostumbra que cuando los altos funcionarios federales visitan un estado, los acompaña el gobernador.

Al parecer, al gobernador “Alito” le incomodaron mucho las giras del comisionado y pidió vetarlo. Y le concedieron el veto. Y así, me cuentan distintas fuentes con ópticas diferentes sobre esta disputa, Renato Sales vuela con menos frecuencia a Campeche, y cuando lo hace, es por razones exclusivamente familiares.

SACIAMORBOS
En Pemex le decían “el rey”. Compadre del líder sindical, Carlos Romero Deschamps, el doctor Vázquez Zárate era encargado de comprar todas las medicinas para los hospitales de la paraestatal. Ahí nomás el tamaño del “reino”. Lo separaron de la empresa en medio de tantas sospechas. Ya regresó.