Postal… ¿Libertad de Expresión..? Tras la reunión de los periodistas que iniciamos la investigación con relación a la historia del periodismo y los nombres de periodistas que le habían servido a Morelos hasta el año de 1999, este Escribano preparó el Documento de Propuesta que el 7 de junio de ese año leyó y entregó en presencia de decenas de compañeros periodistas en la celebración efectuada en el Restaurante Balbeck de don Adolfo Déguer al entonces gobernador Jorge Morales Barud, en ánimo de hacer realidad lo que en aquél momento llamábamos Monumento a los Periodistas… Morales Barud aceptó de inmediato y en presencia del Presidente municipal Sergio Estrada, refirió que la responsabilidad correspondía al Munícipe, por lo cual él aportaría el 50 por ciento del costo del proyecto y la obra, para la cual se tendría que buscar el lugar adecuado que este Escribano, Benito García Barba y César Villegas Rivero ya teníamos visualizado en una glorieta con cierta altura, ubicada en la Avenida Teopanzolco y Calle Amacuzac de la Colonia Lomas de Cortés… Estrada aceptó el compromiso que le puso el gobernante Morales Barud… Estrada dio órdenes al arquitecto Eduardo Fernández Placensia, secretario de Obras Públicas municipales, para que confirmara la procedencia del lugar y la elaboración del proyecto, cuya obra tuvo un costo total de 338 mil pesos, lo cual le informamos de inmediato al Gobernante quien dio instrucciones a su Secretario de Obras Públicas Jorge Meade Ocaranza para que entregara el 50 por ciento de esa cantidad comprometida, lo cual gestionó y entregó al alcalde Estrada Cajigal, quien por extrañas razones sólo dejó pasar el tiempo hasta que en vísperas de su retiro para ser candidato por la gubernatura, lo presioné acompañado de Benito y de César Villegas, para que cumpliera el compromiso… Nuestra insistencia y asedio sin tolerancia ninguna, causaron los efectos necesarios, pues como pudo y quién sabe de dónde, Fernández Placensia nos presentó el proyecto, el cual aceptamos e inició la construcción que en obra negra y sin ningún elemento decorativo presentamos como lo que sería tal Monumento, el 7 de junio del año 2000… Esa madrugada cayó un chubasco cuernavacense de pronóstico… La humedad en el muro y las columnas era tremenda pero aun así, todo estaba preparado para la ceremonia de Homenaje a los periodistas, que por primera vez no organizó el Gobierno del Estado ni el Gobierno Municipal sino los periodistas, sin ninguna tutela oficial… Conciliamos tener como invitados al Gobernante, al Alcalde, a representantes del Congreso, del Tribunal Superior de Justicia, a distintos funcionarios de la Administración Publica, empresarios y amigos, pero sobre todo a los periodistas, directivos, comunicadoras y comunicadores… ¡Cómo recordamos nuestras preocupaciones de esa madrugada..! Luego de comprometer con Javier Jaramillo Frikas, titular del Comunicación Social de Jorge  Morales Barud para que nos echara la mano con pintura para que no se vieran encuerados el muro y las columnas, Javier como buen periodista nos entendió, apoyó y mandó una brigada que como pudo cubrió el exceso de humedad y pintó de blando el Monumento, que a partir de ese día, fue designado MONUMENTO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN… Muchos fueron los asistentes, algunos con gran entendimiento y comprensión, otros con un sentido crítico, irónico y hasta sardónico… Minutos antes de dar inicio a la Ceremonia por los periodistas extintos, cuyo largo listado fue leído por aquellos que cumplieron en el Porfiriato, la Revolución, la Postrevolución y de 1930 hasta aquella fecha, que en una cantidad de casi 200 teníamos registrados, hubo la oportunidad de estar en cercanía de uno de los grandes empresarios de bienes raíces y ya con algunos años en el quehacer del periodismo, Mario Estrada Elizondo, quien con preocupación hizo una breve referencia que guardo en memoria y aquí relato… ¡Oye Villalobos, esto no es digno para la Prensa ni para los periodistas..! La respuesta fue inmediata… ¡No te preocupes Mario, como periodistas, en este lugar estaremos inscritos los de todos los que vayamos cayendo… Aquí estaremos los buenos periodistas, los malos, los cab… los oj… y los jijos… Ya llegará la hora de que alguien acomode nuestros nombres donde nos corresponda..! En efecto, hasta la fecha van 260 nombres de periodistas inscritos en el Monumento a la Libertad de Expresión… Continuará…
¡Hasta mañana que será un día más..!
 

Por: Pablo Rubén Villalobos

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...