compartir en:

Rosa Isela Guzmán Ortiz, hija mayor del líder del Cartel del Pacífico, Joaquín Guzmán Loera, rompió el silencio e hizo fuertes declaraciones sobre su padre en entrevista para el diario inglés The Guardian.

En dicha entrevista Guzmán Ortiz reveló que en 2015, poco después de la polémica entrevista que sostuvo con el actor Sean Penn, “El Chapo” Guzmán escapó de su persecución y con ayuda de funcionarios mexicanos corruptos logró cruzar la frontera estadounidense e ingresar a California, para visitar a sus familiares y ver la casa que compró para ella y sus hijos.

“Mi papá depositó el dinero en una cuenta de un banco a través de un abogado y, un tiempo después, vino a ver la casa, su casa. Vino dos veces”, detalló.

Asimismo, acusó a varios políticos de aceptar donaciones de “El Chapo” cuando contendían por un cargo, y dijo que, a cambio, ellos se hicieron de la “vista gorda” para que pudiera escapar del penal del Altiplano.

“Mi papá no es un criminal. El gobierno es el culpable”, afirmó Guzmán Ortiz, de 39 años.

Dijo que el capo había planeado pasar las riendas del Cártel del Pacífico a su medio hermano, Iván Archivaldo, pero fue traicionado por su socio, Ismael El Mayo Zambada y por el gobierno mexicano que rompió un acuerdo para proteger a su padre.

La explicación de Guzmán Ortiz es que su padre compró protección oficial al más alto nivel, enviando a sus representantes a encontrarse con encumbrados políticos o sus personeros.

“Todo lo que sé es que mi papá le dijo a su abogado que le entregara unos cheques al equipo de campaña (de un político) y exigió a cambio que lo respetaran”. Según dijo ella, la familia estaba considerando presentar públicamente copias de estos cheques, junto con los nombres de funcionarios y políticos que los aceptaron.

La hija mayor del capo tiene la ciudadanía estadunidense y opera una cadena de pequeños negocios en California; asegura que todo el que todo el dinero que recibió de padre es limpio.

“Mis negocios son el resultado de mis propios esfuerzos”, sostiene.

Guzmán Ortiz concedió la entrevista a condición de que su ubicación no fuera revelada