A la Capilla de la Tercera Orden de la Catedral de Cuernavaca y tomada del brazo de su padre, Raúl Hernández, Berenice caminó hacia el altar, en donde la esperaba Javier; los ahora esposos se juraron amor eterno ante Dios y en presencia de sus seres queridos. 

Javier le pidió matrimonio a Berenice, después de cuatro años de noviazgo, un 24 de diciembre en la Catedral de Cuernavaca, ella aceptó con emoción. 

Berenice y Javier se conocieron en el trabajo, iniciaron su camino como pareja y ahora comenzaron su vida en matrimonio, por lo que celebraron este gran acontecimiento con un festejo en un lindo jardín de la Ciudad de la Eterna Primavera. 

Por: Mariana García.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...