El astrofísico Stephen Hawking hizo aportaciones innegables al campo de la astrofísica y su labor de divulgación fue única, pero aún no puede ser comparado con figuras como Albert Einstein, consideró el físico teórico Saúl Ramos.

“Stephen Hawking no fue el nuevo Einstein, no fue el nuevo Newton, no fue el nuevo Galileo, estos tres caballeros en la historia de la física fueron tremendos revolucionarios que contribuyeron de manera decisiva a la formación y evolución de la física no solo moderna, sino simplemente la física como un concepto”, argumentó.

Durante la conferencia “Stephen Hawking: uno de los científicos más influyentes y reconocidos de nuestro tiempo” que se realizó en el Instituto de Física (IF) de la máxima casa de estudios, aceptó que el británico fue un físico y divulgador “fenomenal”.

Sin embargo, precisó: “Hawking no fue el inventor de la Teoría del Todo, él llegó a ella, de hecho dio muy pocos pasos hacia ella, creo que el más sofisticado, elegante y sólido es justamente la Radiación de Hawking, es lo que más nos acerca a combinar la Mecánica Cuántica con la Teoría de la Relatividad”.

Saúl Ramos comentó que Hawking dejó a los científicos la tarea de formular “preguntas valientes” y que vayan en contra de los preceptos más establecidos.

Reconoció que se trató de un divulgador por excelencia, que se dirigía a expertos y a público en general y cuyo trabajo plasmó en diversos libros. “A los investigadores se nos olvida la divulgación; él nos recordaba que eso es tan importante como la ciencia que hacemos”, agregó.