Los pobladores de Santa María Nenetzintla, municipio de Acajete, en el estado de Puebla, encontraron este fin de semana una fosa clandestina a cielo abierto, en el Cerro Partido al parecer se encontraba inundada por las recientes lluvias, según afirmaron a la AFP.

Las autoridades mexicanas investigan cómo llegaron hasta ahí los cadáveres de perros, informó el martes el gobierno local.

"La autoridad local enterró los cuerpos de los perros en una fosa con suficiente cal en el mismo cerro, además de que se hizo responsable de la investigación para saber quién mató a los perros y los tiró al aire libre", reportó la oficina de la Secretaría de Salud de Puebla.

La AFP buscó a las autoridades del municipio de Acajete para saber si la fosa podría ser depósito de alguna perrera, pero hasta el momento no se ha obtenido respuesta.

Los perros "eran tantos que unos (cadáveres) echaban a otros para abajo del agua, ya estaban hasta inflados por los días que llevaban allí muertos", dijo a la AFP Mario Morales, un poblador de la comunidad de Santa María Nenetzintla, situada a unos 6 km del cerro.

En la zona existe un autódromo, pero la Secretaría de Salud de Puebla aseguró que la fosa cavada y tapada por las autoridades ya no representa ningún riesgo para los habitantes.