Mónica Alejandra Manzanares, de 19 años, y Fátima Rodríguez, de 15, quienes presuntamente habían sido secuestradas, fueron encontradas sanas y salvas, la  primera en una tienda de autoservicio de Cuernavaca, y la segunda en un súper de la colonia Jacarandas, por lo que ambas fueron entregadas a sus padres, mientras que autoridades de Morelos y Guerrero informaron que el secuestro de las jóvenes nunca existió, ya que por motivos desconocidos ellas decidieron viajar por voluntad propia de Chilpancingo a Cuernavaca.