compartir en:

México.- Investigadores mexicanos insertarán al Golfo de México un grupo de bacterias con potencial limpiador, a fin de degradar los residuos de hidrocarburos y así mejorar la calidad del ambiente de la región.

La acción será realizada por científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Unidad Mérida, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), a través del proyecto “Análisis de comunidades microbianas en el Golfo de México y su aplicación en la degradación de hidrocarburos”.

El trabajo consiste en detectar los grupos de organismos unicelulares que limpian las aguas, extraerlos, reproducirlos en el laboratorio a grandes escalas y después devolverlos al mar con una mayor eficacia, señaló el comisionado en el Departamento de Recursos del Mar de la Unidad Mérida del Cinvestav, José Q. García Maldonado.

“En particular, en este proyecto realizamos la exploración de la diversidad y función de bacterias en diferentes regiones del Golfo de México, con el objetivo de recuperar aquellas que tengan la capacidad de eliminar la contaminación en el ambiente, en particular diferentes tipos de petróleo”, detalló a la Agencia Informativa Conacyt.

El especialista aclaró que los microbios que ayudan a asear los mares, ya se encuentran en la naturaleza, pero en bajas cantidades, mientras que las concentraciones de combustible son cada vez más altas y el metabolismo de las bacterias no es suficiente para degradar en su totalidad.

“Lo que buscamos ahora es cómo hacer para que esa degradación se lleve a cabo a la mayor velocidad posible, al menor costo y sin causar un daño ambiental secundario. Entonces tenemos que monitorear a los microorganismos involucrados en la degradación de hidrocarburos como a los compuestos en los que se transforma el petróleo”, indicó.

El catedrático de Conacyt comentó que los estudios se realizan en el Laboratorio de Patología Acuática y Microbiología del Cinvestav Mérida, y que una vez que se realicen más pruebas se estará en condiciones de escalar la complejidad de la aplicación.

“Estamos a punto de iniciar nuestros experimentos con estanques de dos mil 500 litros de agua de mar. Estamos llevando la investigación hasta lo más aplicado para que eso nos dé una orientación sobre cómo actuar en la naturaleza”, destacó.