compartir en:

Cuernavaca.- Su casi 1. 80 de estatura ha sido una de las mejores armas para que la jugadora Greta Medina se abriera camino dentro del Futbol Americano Femenil.

La morelense aseguró que el amor por el deporte de las tacleadas nació desde el primer momento en el que puso un pie en un emparrillado, que junto con su físico han ido de la mano para poderse ir haciendo una carrera en esta disciplina. 

“Por lo mismo del físico unas compañeras me invitaron a que me metiera a Legionarias. Al principio no quería, porque sentía que mi rendimiento no era bueno, pero con el tiempo empezó a cambiar esto. 

“Recuerdo que en el primer partido sentí una gran adrenalina estando en el campo, aunque en la primera jugada estaba nerviosa, pero recibiendo el primer golpe te sueltas y lo das todo”, comentó en entrevista para Diario de Morelos.

Fue justamente su altura la que le ayudó para ser seleccionada nacional y formar parte de la histórica selección femenil que se colgó el bronce en el Campeonato Mundial de este año que se jugó en Canadá.

“En esta disciplina ayuda bastante (la altura), porque en las Selecciones de otros países son demasiadas altas las jugadoras, llegan a medir hasta el 1.85 de estatura, entonces eso me ayudó mucho a mí.

“Estando allá en el Mundial la diferencia de estatura y peso se marcan mucho. Normalmente un mexicano es bajo, a comparación de otros jugadores, y creo eso afecta en ofensiva y defensiva, pero aun así llegamos lejos”, comentó Greta.

De su llegada al Tricolor, la morelense mencionó que fue gracias a unas visorías en la capital del país que logró integrarse al equipo mexicano, destacando en todo momento la calidad que existe para este deporte en Morelos.

“Hubo visorias en la Ciudad de México, mi coach me dijo que estaba bien ir y nos quedamos cinco de Morelos, mientras fueron pasando las etapas nos quedamos tres.

“El proceso fue muy duro, pues las chicas de allá ya traen más experiencia, tienen más futbol pues juegan desde infantiles con hombres, fue difícil pero vale la pena el esfuerzo”, subrayó la
morelense.

DIEGO GARCÍA CRUZ

[email protected]

 

Cuernavaca.- El aumento de aficionados al futbol americano ha alcanzado el punto de involucrar a las mujeres morelenses, quienes ahora no sólo se conforman con ser aficionadas, sino que ya lo practican en cualquier rincón del Estado.

Prueba de esto fue el tercer lugar a nivel mundial que consiguió este año el equipo mexicano de futbol americano femenil, aunque la morelense Paulina Pérez destacó lo complicado que fue que se unieran más chicas. 

“Al principio crear un equipo fue complicado, después del primer golpe se ve quien quiere y quien no quiere ‘jalar’ a jugar.

“El equipo en el que participo está en una Liga federada y gracias a eso pudimos irnos al Mundial pues eso nos ayuda mucho. Creo que hay futbol para largo y para las mujeres”, mencionó en charla con Diario de Morelos.

La morelense, quien empezó jugado en un equipo de ‘Tochito’, aseguró que la sorpresa que dio el equipo mexicano se debió a que muy pocos países conocían del crecimiento y la gran calidad que existe ahora en nuestro país.

“En general nuestro juego era desconocido mundialmente y fue una sorpresa la medalla.

“No se conoce mucho del deporte y menos que las mujeres lo jueguen en México”, concluyó. 

Por: Diego García Cruz
[email protected]