compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Declaraciones que suenan bonitas en el discurso y aparición en actos públicos para tomarse la foto marcan la gestión del alcalde capitalino; sin embargo, en lo hechos se queda corto.
Como un gobierno de ocurrencias basado en declaraciones y no en acciones tangibles que beneficien a la sociedad se han calificado los 100 primeros días de gobierno del alcalde Cuauhtémoc Blanco.
Enfrentamientos con el Cabildo, amenazas a una regidora, a quien primero le pidió que solicitara licencia para meter a un incondicional en su lugar, supuestas amenazas de muerte en su contra y reencarpetamientos oscuros rodean la figura del edil.
A la fecha, los momentos por los que se recuerda a Blanco Bravo como alcalde han sido su partido de despedida vistiendo la casaca del América y el agradecimiento que le dio a Benito Juárez García, por haberlo invitado a su escuela.
Fue el mismo Cuauhtémoc Blanco quien buscó un distanciamiento con la ciudadanía que votó por él, luego de hacerse de una escolta de al menos nueve elementos del Ejército Mexicano; en los últimos días ha manifestado que ha decidido ya no traerlos consigo, pero surge un nuevo escudo entre él y los pobladores, ahora se presume que son de la Policía Federal.
No se niega que ha asistido a múltiples eventos, la mayoría de ellas reuniones con barras y colegios de profesionistas, cámaras empresariales e industriales, incluso en otros municipios, sin que estas repercutan en beneficio de la ciudadanía.
“Como ya se los he dicho y se los repito, yo vengo a trabajar”, “los traigo bien puestos”, “No me voy a ir de la alcaldía”, son frases recurrentes del nativo del barrio de Tlatilco, en la Ciudad de México, pero su trabajo se reduce a las repavimentaciones de algunas avenidas, con dinero prestado, o donado, como señalan sus colaboradores.
Ya se habla de que Blanco Bravo quizá sí tenga la intención de gobernar los tres años, pero ya se nota nervioso, señalan, ya sin el entusiasmo de antes, y no es para menos, su círculo cercano, como el regidor Eduardo Bordonave, señalan que “apenas pudieron llegar a los cien días”, todos saben que no hay dinero y que los problemas están por aparecer por carretadas. 

“Vamos a demostrarles a los políticos que sabemos hacer las cosas bien y queremos hacer todo lo que esté en nuestras manos para recuperar a Cuernavaca.”  Cuauhtémoc Blanco Bravo, alcalde de Cuernavaca, en evento con la Confederación de Colegios de Abogados

 

Por:  Rogelio Ortega  /  [email protected]