compartir en:

JIUTEPEC, MORELOS.-  Giovanni, el menor que fue atropellado por una pipa de gas, superó la fractura de cadera que sufrió y logró caminar; sin embargo, su recuperación le costó perder la escuela por sus constantes ausencias y no concluyó la secundaria.
El 20 de noviembre de 2015, el menor Giovanni asistió al desfile por el 105 aniversario de la Revolución Mexicana en el centro de Jiutepec. De regreso a su casa, al caminar por la avenida Insurgentes esquina con 5 de febrero fue atropellado por una pipa de gas que le provocó fractura de cadera.
El menor sufrió fractura de cadera, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital del Niño y el Adolescente Morelense y recibir terapia de rehabilitación.
Con el paso de los meses, gracias a la adecuada atención médica y los cuidados de su mamá, Giovanni logró recuperarse y volver a caminar y a practicar su actividad favorita: futbol.
El accidente cambió su vida. La atención médica que recibió lo mantuvo en cama por muchas semanas, lo que le impidió acudir a la escuela, en donde cursaba el último grado de secundaria.
A pesar del esfuerzo por ponerse al corriente, el menor no concluyó la escuela y tuvo que abandonarla. Su recuperación se logró, volvió a caminar y a jugar futbol, pero Giovanni tuvo que conseguir un trabajo para ayudar a su mamá en los gastos de su hogar.
Vecinas del menor aseguran que se trata de un milagro, ya que el menor estuvo muy grave, “era doloroso ver al niño acostado en la cama y colgando de sus pies botellas de agua, como parte de su terapia. El nos decía que le dolía mucho pero debía hacerlo para recuperarse”.
Ahora, el menor camina sin problema pero debe trabajar para ayudar a su mamá en los gastos de la casa y espera que más adelante puede continuar con sus estudios en el sistema abierto.

Fue atropellado en noviembre de 2015
El adolescente fue embestido por una camioneta gasera tras participar en el desfile del 20 de noviembre.

1 fractura de cadera fue la consecuencia del atropellamiento

Situación
Giovanni pasó semanas recuperándose en su casa, sin poder moverse; por esta razón ya no pudo ir a la escuela.

Por: Marcela García /  [email protected]