Su nombre es Santiago y tiene 14 años de edad, es un joven apasionado por la tecnología y el mundo informático. El en lugar de jugar con carritos o juegos típicos infantiles, empezó a programar.

Así fue como con tan solo 8 años robotizo toda su casa, ubicada en Argentina. Sus padres decidieron llevarlo a la Escuela de inventores, después de darse cuenta del talento que tiene.

Además, tomo clases privadas con un ingeniero y comenzó a aplicar lo que aprendía para crear soluciones que le permitieran mejorar la vida cotidiana de él y su familia.

Programa una computadora, la cual marca la temperatura del ambiente, la humedad y es una alarma casera. Por ahora está construyendo un motor que genera electricidad gratis.