Lo más probable es que conforme vayan pasando los años la salud se estropeé. Puede ser desde algo físico hasta algo como el Alzheimer. Lo mismo sucede con los humanos que con los perros.

Por envejecer a un ritmo más rápido nos toca ver cómo nuestros perritos van sufriendo las consecuencias de la edad. Y la pérdida de memoria es una de las cuestiones que también padecen. Se considera que a partir de sus ocho años ingresan a la tercera edad.

Y según un estudio de la Universidad Iberoamericana de Ciencias y Tecnología de Santiago de Chile, el 61 por ciento de los perros de más de quince años viven Alzheimer.

Pero, ¿cómo poder detectarlo?

  • Los síntomas son muy variados, por lo que habrá que tenerles paciencia a nuestros animales de compañerismo.
  • Duermen mucho más tiempo
  • Cojea de manera mínima y tiene dificultad para subir escaleras
  • Es menos amigable con otros perros
  • Tiene menos interacción con los humanos
  • Araña la pare de vez en cuando
  • No respeta su zona para ir al baño y defeca u orina donde sea, además de hacer con más continuidad
  • No responde a las llamadas de su dueño
  • Presenta tendencia a extraviarse

Si llegara a pasarle, lo que debemos hacer es adaptarnos a sus condiciones para así darle una mejor calidad de vida. Darle un lugar tranquilo, caliente y alejado de ruido le servirá para calmarse.