¿Qué les pareció, estimados lectores del Diario de Morelos, la actuación del equipo tricolor en el Mundial Rusia 2018? En mi opinión, se cumplió con lo presupuestado; es decir, llegar a los octavos de final, para enfrentar a Brasil y luego, regresar a casa.
Por supuesto que no podemos olvidar la gran alegría que nos proporcionaron a todos los que queremos y amamos al futbol al abrir con par de ases derrotando, nada más y nada menos que a los actuales campeones del mundo.
No faltará por ahí quien afirme que se le ganó a la peor versión germana y que hasta los coreanos fueron capaces de batirlos en un partido decisivo, al son de dos goles por cero. Pero, “haiga sido como haiga sido”, lo cierto es que México nos regaló la mejor actuación en la era Juan Carlos Osorio.
Contra los coreanos, a pesar del triunfo, desde mi punto vista, se empezaron a evidenciar las carencias de los nuestros; me refiero a la vulnerabilidad defensiva; así como, a la falta de variables y profundidad en el ataque. Considero que todo fue muy circunstancial.
Con la cosecha de seis puntos en dos encuentros, hicieron su aparición los “porristas” y los “merolicos” de la Selección, despachándose con la cuchara grande, emitiendo una serie de calificativos superlativos, engañando (como siempre) al respetable, llegando incluso a tomarse el atrevimiento de “candidatear” al Tri, como contendiente para ceñirse la corona.
“Se vale soñar”, era el grito de guerra. “Hay que pensar en cosas chin…”, sentenciaba el Chicharito; sin embargo, fue muy amargo el despertar al caer ignominiosamente frente a los suecos, para que quedara frente a nosotros la difícil y programada aduana contra los amazónicos.
Por momentos, se les hizo partido a los brasileños, el primer tiempo se jugó razonablemente bien y Rafa Márquez cumplió, aunque ellos llevaron la iniciativa, fabricando dos o tres oportunidades claras de gol.
Para la parte complementaria, la suerte ya estaba echada. Al minuto 51 las ilusiones se desvanecieron cuando los de la “verdeamarella”, comandados por Neymar, dislocaron la zaga azteca para marcar el gol de la quiniela. México hizo su primer disparo a la meta enemiga y único en todo el partido, hasta el minuto 60, por conducto de Vela.
No me gustó que “el predicador cafetalero” culpara al árbitro italiano Gainluca Rocci de nuestro infortunio; digo, si hubo un equipo beneficiado en ese sentido fue México quien cometió 18 faltas (7 sobre Neymar), por únicamente seis de ellos. Sin mencionar que a Layún le perdonaron la tarjeta roja por dar un pisotón, fuera del campo, al astro del PSG.
Me quedo con lo positivo: la entrega y disposición que mostraron en todos los partidos, la actuación de Paco Memo bajo los palos, convirtiéndose en el cancerbero con más atajadas hasta lo que va del certamen, completando 25, lo que nos habla de que fue gracias a él que algunos encuentros no terminaron en goleada. Y por supuesto, el triunfo ante Alemania… no fue el fin del mundo… fue pa’ lo que nos alcanzó.

Reglas y reglazos
Eduardo Brizio
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...