compartir en:

La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, con 22 votos a favor y uno en contra, aprobó, el año pasado el dictamen mediante el cual el salario mínimo no puede ser utilizado como índice, unidad, base, medida o referencia para fines ajenos a su naturaleza. La minuta proveniente del Senado de la República pasó sin cambios y fue turnada a la mesa directiva para su discusión y votación por el pleno. Mediante un proyecto de reformas constitucionales se llevaría a cabo la desindexación del salario mínimo con lo que, según los diputados, se daría el primer paso para incrementarlo y mejorar de manera sustancial las remuneraciones de los trabajadores. El salario mínimo quedaría desvinculado de créditos, prestaciones y multas, que serían tasados a una nueva Unidad de Medida y Actualización, que puede poner en riesgo la economía de los trabajadores que están pagando un crédito de vivienda, el cual, como todos sabemos se cotiza en salarios mínimos, así que de aprobarse plenamente, los trabajadores deberán vigilar que el saldo de pago de su vivienda no signifique que quedarán atados de por vida. En el caso específico del Infonavit, los trabajadores deberán hacer valer sus derechos, mismos que indican que están obligados a realizar 360 pagos mensuales para que su crédito hipotecario sea liberado.  Esta puede ser un arma de dos filos,  porque quienes se dicen  nuestros representantes reforman y hacen leyes sin pensar realmente en los ciudadanos.  “No dan brinco sin huarache”. Claro ejemplo es la reforma energética que se llevó a cabo con la promesa de que el precio de sus productos no  incrementaría, aunque los precios se rigen por el mercado internacional. Así nos tomaron el pelo  para que la iniciativa privada pueda meter mano en este sector y junto con el gobierno dieran un golpe terrible a la economía con el gasolinazo. Recordemos que el Artículo 26 de la Constitución establece que: “El Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la Nación”. Y agrega: “Mediante la participación de los diversos sectores sociales  recogerá las aspiraciones y demandas de la sociedad para incorporarlas al plan y los programas de desarrollo”. El Artículo 41 dice: “El pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia de éstos y, por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constitución Federal y las particulares  de los estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal”. Mientras que el Artículo 123 precisa que: “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social para el trabajo, conforme a la ley. El Congreso de la Unión, sin contravenir a las bases siguientes, deberá expedir leyes sobre el trabajo, las cuales regirán: A.-Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo”… Estos tres artículos constitucionales serán modificados una vez que en la Cámara de Diputados se apruebe el proyecto para desindexar el salario mínimo que, deberá ser ratificado por al menos 16 de las 31 legislaturas de los estados. La reforma contempla utilizar la Unidad de Medida y Actualización como unidad de cuenta, base, índice, medida o referencia para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales de las entidades federativas y del Distrito Federal. El valor inicial de la Unidad será de 70.20 pesos, equivalente a un día de salario mínimo, del año pasado, porque en éste aumentó siete pesotes. El Congreso de la Unión se encargará de emitir la legislación reglamentaria para determinar en un plazo de 180 días naturales el valor de referencia así como las reglas de actualización, o sea que el Congreso decidirá el monto de la nueva Unidad la cual, si es que en verdad quieren proteger el decadente salario mínimo, deberá ser menor a un día de salario mínimo pues de no ser así el pago de multas y demás, que actualmente se cotizan en salarios mínimos, sería un duro golpe a la economía de  quienes viven de una remuneración salarial injusta que ya raya en la explotación laboral. Los trabajadores mexicanos representan mano de obra barata, por eso es que muchas empresas transnacionales se establecen en nuestro país. De ser aprobada la reforma  las autoridades federales, del Distrito Federal, estatales y municipales tendrían un año de plazo para adecuar la el salario mínimo a las leyes y ordenamientos de su competencia. Hay que puntualizar que  millones de mexicanos podrían salir perjudicados económicamente porque los estados y municipios no hacen nada por elevar la calidad de vida de sus gobernados. En términos económicos desindexar significa sacar el efecto de los ajustes por concepto de inflación, por lo que en los casos específicos de los créditos hipotecarios de interés social los intereses deberán bajar significativamente. Así las cosas los trabajadores deberán ser favorecidos con esta medida.  No hay de otra. Ya es hora de cortar una flor del jardín Legislativo y Ejecutivo     

Por: Helena Cárdenas / [email protected]