“Nuestra lucha es social. Es para los padres  de familia”, aseguró la profesora Isabel García, integrante de la sección 22, de Oaxaca, en entrevista televisiva. Sin embargo, los padres de familia cuyos hijos han sido severamente dañados intelectualmente debido a que prácticamente perdieron el ciclo escolar que terminó el 15 de julio y llevan ya una semana sin clases del ciclo 2016-2017, desconocen por qué esta lucha es para ellos si en realidad la CNTE sólo está defendiendo derechos que, como en todo sindicato fueron creados por prácticas que al paso de los años tipificaron como leyes. Como dice el adagio popular “las costumbres se vuelven leyes” y no debe ser así. Recordemos que dentro del sector educativo había literalmente un monopolio de las plazas. Para poder tener acceso a un trabajo, ya fuera como maestro o como administrativo, el aspirante debía tener familiares o amigos, de otra manera era imposible aún cuando se cumpliera con el perfil establecido. Actualmente mediante una convocatoria, que se lleva a cabo cada año, todo ciudadano tiene derecho a presentar un examen para  obtener una plaza. Claro que no hay que creer que se logró erradicar el nepotismo y el amiguismo, eso es imposible en nuestro país, porque parece que  muchos funcionarios y líderes sindicales se empeñan en seguir manteniendo a México como uno de los países más corruptos del mundo. A quienes han hecho de la corrupción una forma de vida parece enorgullecerlos este nefasto galardón. Otro punto que los maestros no quieren aceptar es la evaluación, lo que resulta totalmente incongruente ya que ellos realizan evaluaciones bimestrales a sus alumnos para ver su nivel educativo. En muchas empresas del sector privado se llevan a cabo evaluaciones para ver el desempeño de los trabajadores. ¿Por qué no evaluar a los maestros si ellos son los responsables de la educación de los niños?  ¿Por qué no evaluar a los trabajadores de la educación si el futuro de las nuevas generaciones depende de su capacidad intelectual? ¿Con qué calidad moral un maestro aplica una evaluación a sus alumnos si él, o ella, no se sienten capacitados para ser evaluados? El lunes 22 de agosto los niños que no vieron la culminación del año escolar 2015-2016, porque sus maestros se encuentran ocupados defendiendo sus derechos, se levantaron pensando que el nuevo año escolar comenzaría ese día… no fue así. Sus mochilas y útiles escolares regresaron a casa sin una letra en ellos, sin un número. Las puertas de las escuelas estaban cerradas. Los niños regresaron decepcionados, tristes. Los padres están enojados. Manifiestan su descontento ante las autoridades de sus localidades, ante los medios de comunicación y los maestros no escuchan este clamor. Ah! Pero si exigen ser escuchados. Exigen que sus derechos sean respetados mientras ellos pisotean los derechos de los niños. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación asegura que han buscado el diálogo con las autoridades de la Secretaría de Gobernación desde que inicio el ciclo escolar y no han tenido respuesta. El presidente Enrique Peña Nieto dice que no habrá diálogo hasta que regresen a impartir clases. El estira y afloja tiene ya tantos meses que ha roto varias cuerdas, ha llevado a la violencia física entre maestros, padres de familia, autoridades; comunidades enteras han sido dañadas económicamente, ha habido hambre en muchos poblados porque los proveedores particulares y de los programas sociales han quedado varados ante los bloqueos implementados por los profesores. Esto es lo que ven los niños. De esta manera les enseñan a enfrentar los problemas, con violencia. La lucha magisterial debe ser desde las aulas, mostrando con profesionalismo, ética y responsabilidad el compromiso adquirido desde el momento en que ellos mismos pisaron un aula en una escuela Normal. No hay necesidad de que todos los inconformes estén en las calles en lugar de estar en las aulas formando los cimientos que sostendrán el futuro de los niños. Si quieren echar atrás la reforma educativa deben usar los causes legales; nombrar una comisión que se encargue de dialogar con las autoridades respectivas. Los profesores saben que lo que quieren llevará tiempo, que las negociaciones pueden favorecerlos, o no, y que sea cuál sea el resultado ya deben dejar de tener como rehenes a los niños. Ellos no tienen la culpa  de que el Ejecutivo y Legislativo reformaran la educación. Los maestros de la sección 22 de Oaxaca aseguran que seguirán la lucha contra la reforma educativa aunque muchos padres de familia y maestros se opongan. Pese a este anuncio en Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca, durante esta semana, se incrementó el número de escuelas que impartieron clases. Mientras las autoridades de Michoacán informaron que aplicarán descuentos a mil 662 docente; en Chiapas a 41 mil 569 y la SEP informó que autoridades de Oaxaca y Guerrero, de acuerdo con el artículo 76 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, mil 239 docentes y 16 de apoyo serán despedidos. Mañana los niños  se dormirán con la esperanza de que el lunes puedan estar con sus respectivos maestros… recibiendo los conocimientos que les permitirán tener un mejor futuro.  

Por: Helena Cárdenas /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...