compartir en:

Un hombre al que hay que recordar. En Sudáfrica era conocido como Madila, título honorífico que se da a los ancianos del clan que el representaba, en el cual también era llamado “tata”. Inspirado en Gandhi,  Nelson Rolihlahla Mandela  usó métodos no violentos de resistencia. Nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, Sudáfrica, un poblado que tenía sólo 300 habitantes. Su madre, Nonqaphi Nosekeni Fanny fue la tercera esposa de Gadla Henry Mphakanyiswa, de quien fue el treceavo hijo. Tras cursar la secundaria ingresó al Colegio Universitario de Fort Hare donde pretendía obtener el título de bachiller en artes, siendo elegido como miembro del Consejo de Representantes Estudiantiles. Fue expulsado por participar en una huelga, por lo que tuvo que ir a vivir a Johannesburgo donde, en 1941, terminó sus estudios por correspondencia. En la Universidad de Witwatersrand se graduó en 1942 como abogado. Su primera esposa fue Evelin Ntoko  de quien se divorció en 1957 después de 14 años de matrimonio (falleció  el 30 de abril de 2004), con la cual tuvo seis hijos. Su primer hijo Madiba Thembekili murió en un accidente automovilístico en 1969; una de sus hijas falleció antes de cumplir un año de edad; su segundo hijo, Makghato Mandela, abogado y hombre de negocios, murió por una enfermedad asociada al sida. Debido a los escándalos políticos suscitados en 1992, Mandela se divorció de su segunda esposa, Winnie Madikizela, con la cual vivió 38 años y en 1988, al cumplir 80 años de edad, contrajo nupcias con su tercera esposa Graca Machel. En 1948 se crea el Partido Nacional Sudafricano y con ello la política de segregaciòn racial conocida como apartheid, por lo que Mandela comienza la Campaña de “Desobediencia Civil” en 1952 y al año siguiente crea el Congreso del Pueblo que, mediante la Carta de la Libertad, se convierte en el principal opositor del Apartheid. Mandela y el abogado Oliver Tambo, en su despacho, proporcionan consejo legal a bajo costo a mucho negros que por su condición no hubieran tenido representación legal. El cinco de diciembre de 1956, coincidentemente fecha de su muerte (cinco de diciembre de 2013), es apresado junto con 150 compañeros y sentenciados a prisión, siendo liberados en 1961, declarándolos no culpables. Nelson Mandela fue el prisionero número 466/64, en la isla de Robben, donde por 17 años vivió en condiciones precarias y sólo podía recibir una visita y una carta dos  veces al año. En otras dos prisiones pasó diez años más. En prisión recibía menos ración de alimentos y realizó trabajos forzados en una cantera de cal, junto con otros compañeros, debido a la segregación racial que existía dentro de la prisión y porque los presos políticos tenían menos privilegios que los delincuentes comunes. Aunque las cartas eran retenidas por largo tiempo y leídas por los censores de la prisión, Mandela estudió a través del programa externo de la Universidad de Londres obteniendo el grado de licenciado en Derecho. En l969 el servicio secreto sudafricano preparó una supuesta fuga de Mandela para  matarlo con este pretexto, pero el Servicio de Inteligencia Británica tuvo conocimiento del complot y echó abajo toda la operación. En febrero de 1985 el presidente Bothí ofreció a Mandela su libertad a cambio de que el pueblo abandonara su lucha. La respuesta, que fue llevada por la hija de Mandela, Zindzi, decìa: “¿Qué libertad se me ofrece mientras sigue prohibida la organización de la gente?”. Durante su encarcelamiento hubo fuertes presiones sobre el gobierno de Sudáfrica para que fuera puesto en libertad y en 1989 el presidente Botha sufrió un derrame cerebral ocupando su lugar Frederik Willem de Klerk, quien finalmente anunció la liberación de Mandela en 1990. El  rechazo de todas las peticiones para que fuera puesto en libertad  convirtió a Mandela en el símbolo de la lucha contra el apartheid en su país y en el mundo. El tiempo  en prisión minó la salud de Mandela por lo que sus últimos años fueron de constantes problemas físicos. Durante 2011 y 2012 fue hospitalizado seis veces por problemas respiratorios que contrajo en las cárceles. Luego de una operación quirúrgica fue hospitalizado en Pretoria, por una infecciòn pulmonar grave. El 23 de junio, mediante un comunicado, se informó que Mandela tenía paralizados el 50 por ciento del hígado y los riñones, porque su estado agravó al estar durante 40 minutos en una carretera ya que la ambulancia en la que era trasladado se averió. Los médicos aconsejaron a la familia desconectar la máquina que lo mantenía con vida artificial. La familia comenzó a contemplar esta opción para evitarle más  sufrimiento. Su lucha terminó dejando un legado de paz, de perseverancia, de justicia para los oprimidos, lo cual le dio un premio Nobel. El presidente Jacob Zuma confirmó el deceso de Mandela: “Se apagó… ahora está descansando, se encuentra en paz. Siempre te amaremos, Mandela”.

Por: Helena Cárdenas / [email protected]