Las comisiones de Hacienda y Estudios Legislativos y el Senado aprobaron cambios a la Ley de Coordinación Fiscal y modificaciones a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. De ahí emanó el plan de “austeridad” que reduciría en cinco por ciento el salario de funcionarios de nivel medio y superior,  porcentaje que se aplicaría a programas de atención social y seguridad; no se permitirían los bonos o compras de vehículos, excepto los destinados a atención social, seguridad pública y seguridad nacional. Los senadores panistas, en su papel de oposición, no avalaron la propuesta, hecha por el PRI y PRD, argumentando que sería mejor no subir los impuestos.  Se hicieron 20 modificaciones a la Ley de Presupuesto y Reforma Hacendaria y, como los legisladores no pueden tocar sus propios bolsillos ni los de la clase política de élite, la Ley de Contabilidad Gubernamental pasó sin modificación alguna. Esto ocurrió en 2013. Los legisladores se negaron rotundamente a perder sus bonos, gastos médicos, de auto, celular, seguridad, etc., El “desfalco” que sufrirían los funcionarios de nivel medio y superior hubiera sido muy doloroso… cinco por ciento equivaldría a alrededor de 350 pesos que a un mortal ciudadano podrían servirle para comprar un tanque de gas, un kilo de arroz, de frijol y de tortillas, hasta el año pasado porque a partir del primero de enero ya no se pueden comprar  esos productos con dicha cantidad. Pero no hay que quejarnos porque el 2017 no será miel sobre hojuelas para nuestros ilustres legisladores, no, el incremento a los precios de las gasolinas deteriorará su economía  ya que como medida de austeridad tendrán que pagar su servicio de celular, además se suspenderá la construcción de las oficinas del INE, donde están “hacinados”, por favor, hacinados viven quienes tienen casas de interés social, carísimas por cierto, y a nadie le importa construirlas más amplias, más dignas para los trabajadores y sus familias. Si usted, estimado lector, tiene curiosidad por conocer el salario de algún funcionario puede entrar al portal de transparencia  y verá sus percepciones en dinero y prestaciones, pero también se dará cuenta que hay ingresos, como los bonos, que aparecen prácticamente como información confidencial, porque los ingresos que reciben “por debajo del agua” son, muchas veces, superiores al salario real. En materia de educación y transparencia, el Senado aprobó modificaciones a los artículos 26 A en su fracción novena, artículo 27 en su fracción cuarta, el Quinto transitorio y modificaciones al artículo 33 y la Comisión de Educación propuso cambios a la propuesta de que la federación sea la encargada del control de los pagos al magisterio. Desde el 2014el paquete fiscal  contiene propuestas de la reforma hacendaria del presidente Enrique Peña Nieto, las adiciones o reformas que realiza el Senado si no son aprobadas por la Cámara de Diputados, vuelven a los senadores para que tomen en consideración las razones de los diputados, en caso de que por mayoría absoluta desechen las modificaciones, el proyecto de Ley de Ingresos pasa al Ejecutivo para su publicación, esto quiere decir que si ambas Càmaras no se ponen de acuerdo en las partes desechadas, modificadas o adicionadas del proyecto de Ley de Ingresos que apruebe la Cámara de Diputados, desechan la parte divergente y continúan con el procedimiento legislativo, enviando al Poder Ejecutivo, únicamente, la parte del proyecto donde convergieron, para su publicación. El Senado debe avalar lo aprobado por los diputados. La Cámara de Diputados, una vez aprobada la Ley de Ingresos, tiene la facultad exclusiva de aprobar el Presupuesto de Egresos a más tardar cada 15 de noviembre y, el presidente de la República emite la sanción, promulgación y publicación de la Ley de Ingresos, en el Diario Oficial de la Federaciòn, 20 días naturales después de su aprobaciòn en el Congreso y del Presupuesto de Egresos 20 días después de su aprobación en la Cámara de Diputados. Así es como se decide el destino de los mexicanos que menos tienen, así es como hacen las leyes que sirven para que haya más pobres.  No les tiembla la mano para  afectar el bolsillo de millones mexicanos, el futuro de millones de niños. Cuando se trata de recaudar dinero, que llegará a los bolsillos de los poderosos,  sobran los pretextos.  El incremento salarial de siete pesos ya se esfumó… la mayoría de los usuarios del  transporte colectivo en Morelos pagarán cuatro pesos diarios más que con los cuatro a cinco pesos que incrementaron el precio de las tortillas suman de ocho a nueve pesos. ¿Con qué se pagará el incremento del gas doméstico, la luz, el agua y todos los productos de la canasta básica? El gobierno federal prometió que la reforma energética impediría los incrementos de las gasolinas. Los precios del petróleo se rigen por leyes internacionales, sin embargo, del otro lado de la frontera la gasolina cuesta sólo once pesos. El gobierno tiene un déficit de 240 mil millones de pesos que, como siempre  pagarán los pobres que se volvieron rehenes del gobierno federal tras la amenaza de que si el precio de las gasolinas no sigue aumentando (4,12 y 14 de febrero los próximos incrementos) no habrá para pagar seguridad pública, el programa Prospera y los servicios de Educación y Salud.

Por: Helena Cárdenas / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...