“¡Se pasan! Usan dinero para comprar lealtades, engañan, compran votos, trafican con la pobreza de la gente, por eso pueden postular a una vaca y a un burro y gana la vaca o gana el burro y son los mismos fulanos y menganos, puercos y cochinos, cerdos y marranos”, dice el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en su nuevo video, que tituló “Rebelión en la Granja”, que se transmitirá en los tiempos oficiales que corresponden a este partido que, aunque es muy joven, tiene en sus filas a gente de larga trayectoria política en el PRD. Muchos ciudadanos lo consideran como el refugio de los involucrados en el caso Iguala y tal vez no es muy disparatada esta apreciación porque estos personajes han mantenido un bajo perfil para cumplir con tres objetivos: 1.-Que la ciudadanía olvide que aplaudieron e impulsaron la candidatura como alcalde de Iguala de José Luis Abarca, aunque lo nieguen, pues es un hecho que en éste y en todos los partidos nadie tiene acceso a una candidatura si no es con el apoyo de los de “arriba”. 2.-No dar una mala imagen al partido que encabeza el tabasqueño y 3.-Limpiar la imagen del Sol Azteca, que ensuciara el alcalde responsable de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, cuyos familiares continúan esperando que aparezcan vivos, si es que están como reos políticos o que les entreguen los cadáveres para darles cristiana sepultura. Los refugiados del PRD están en Morena, calladitos, esperando que dos años sean suficientes para el olvido social. Están aprovechando este tiempo para prepararse para la contienda del 2018 a sabiendas de que la nobleza de la raza de bronce es tal que puede quedar manifestada en las urnas. Tiene razón Andrés Manuel, pues en todos los partidos “son los mismos fulanos y menganos” y, recordando a Vicente Fox debemos decir que también “son las mismas fulanas y menganas”. En muchos municipios hay, prácticamente, cacicazgos. Durante las campañas vemos los mismos apellidos, las mismas familias y trabajan de manera tan estratégica que llegan a contender un familiar por la presidencia municipal, en un partido, otro por la diputación federal en otro partido, uno más por la diputación local del distrito que abarca dicho municipio, en diferente partido  y así sucesivamente, para que si llegan a ganar todos se forme un círculo impenetrable desde donde podrán hacer y deshacer a su antojo y si se descubre algún mal manejo no se les pueda acusar a todos porque creen que el pueblo todavía les cree que no hay complicidades entre partidos a pesar de que brincan de uno a otro según conviene a sus intereses personales y familiares. Si hablamos a tono con el nuevo spot de López Obrador hay que decir que en la granja no están los políticos por el hecho de ser equiparados con burros y vacas, está el pueblo. Los cerdos y marranos están fuera. “Veamos camaradas: ¿Cuál es la realidad de esta vida nuestra? Encarémonos con ella: nuestras vidas son miserables, laboriosas, cortas. Nacemos, nos suministran la comida necesaria para mantenernos y a aquellos de nosotros capaces de trabajar nos obligan a hacerlo hasta el último átomo de nuestras fuerzas; y en el preciso instante en que ya no servimos, nos matan con una crueldad espantosa”, dice un texto del libro Rebelión en la Granja, que escribiera el periodista y escritor inglés George Orwell. “Ningún animal en Inglaterra conoce el significado de la felicidad o la holganza después de haber cumplido un año de edad”, señala, en este interesante libro en el que considera que la vida que llevaba el pueblo inglés no era la que se da a un ser humano, sino la que dan a los animales quienes no entienden que todos los seres vivos tienen derecho a una vida digna, esto, por supuesto, abarca a los animales. ”Pero, ¿forma esto parte, realmente, del orden de la naturaleza? ¿Es acaso porque esta tierra nuestra es tan pobre que no puede proporcionar una vida decorosa a todos sus habitantes? No, camarada, mil veces no. El suelo de Inglaterra es fértil, su clima es bueno, es capaz de dar comida en abundancia a una cantidad mucho mayor”. ¿Por qué entonces estamos en esta mísera condición? Porque los seres humanos nos arrebatan casi todo el fruto de nuestro trabajo. El hombre es el único enemigo real que tenemos. Haced desaparecer al hombre de escena y la causa motivadora de nuestra hambre y exceso de trabajo será abolida para siempre”, precisa el ensayo con alto matiz político, que fuera encontrado entre libros que pertenecían a Roger Senhouse y actualmente se encuentra en el archivo Orwell del University College de Londres. Asegura el escrito que el hombrees el único que consume sin producir y que, los hace trabajar; les da lo mínimo necesario para mantenerlos y lo demás se lo guarda para él. En Rebelión en la Granja el hombre es el gobernante y los animales son el pueblo. ¿Podemos comparar esta situación que vivía este país europeo con la situación actual de cualquier país? Usted tiene la respuesta estimado lector. Andrés Manuel López Obrador dice en su video que muy pronto habrá una rebelión “pacífica” y se acabará con la corrupción y la violencia. Rogamos porque se cumpla este reclamo social y que, para retomar el rumbo de todos los mexicanos se predique con el ejemplo para que antes de ver la paja en el ojo ajeno se quite la viga que hay en el propio. Solo así se abrirán las puertas de la granja donde están los que reciben las sobras, los que viven cautivos de la pobreza.

Por: Helena Cárdenas