compartir en:

Dice un adagio popular que “genio y figura hasta la sepultura”. Suele ser así. A las personas no les gusta cambiar sus aspectos negativos, aunque, como todo, en la vida hay excepciones. Algunas personas cambian cada tres o seis años. Hablamos de los políticos que son capaces de cambiar de ideología, de partido y de discursos. Es el caso del ex presidente Vicente Fox quien ha suavizado el tono al referirse a la legalización de la marihuana. ¿Ha creado conciencia de lo peligroso que sería legalizar esta droga? Puede ser, como también puede ser que el cambio se deba a que ya comienzan a posicionarse hacia las elecciones del 2018. Tiempo de elecciones, tiempo de ilusiones. Pasadas éstas, vuelven a cambiar, tal como lo hacen los camaleones. “En una sociedad hay todos los puntos de vista. Hay en este caso los prohibicionistas, a quienes les parece un escándalo sólo platicarlo. Así fue el alcohol en su tiempo, el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero hoy estamos haciendo historia, esto es histórico”, declaró el ex presidente al promover el simposio donde se analizó la conveniencia o inconveniencia de la legalización de la marihuana en nuestro país, en el que estuvo presente una  delegación americana  con personajes muy importantes de la medicina, de la academia, y de quienes se han convertido en  actores para aterrizar la idea de la legalización en los estados; acudió también  una delegación muy importante de la Organización de Estados Americanos y diputados federales.  “Va viento en popa”, aseguró Vicente Fox en 2014. Se trataba de obtener resultados rápidos en todo el territorio mexicano con iniciativas emanadas del Congreso de la Unión. Vicente Fox indicó que el tema era hacer opinión pública,  debatir el asunto. Fue cuestionado por lo dicho por el diputado Ricardo Monreal, quien solicitó a la Procuraduría General de la República, indagara la presunta responsabilidad de Fox en la fuga del “Chapo Guzmán”. Fox respondió: “¿Quién es Monreal? Dicha investigación debiera efectuarse, pues su afán por legalizar la marihuana y  convertirse en productor de este nefasto “producto” hace que muchos piensen que su interés pudo existir desde que  vivía en Los Pinos, lo cual, como él mismo dijo, si sería algo histórico Además no está aclarado el caso de la “duda” sobre los recursos destinados a su campaña presidencial. Los gobiernos anteriores a la administración de Felipe Calderón no controlaron los riesgos de la circulación, sin restricciones, de mercancías ilegales por lo que la llamada delincuencia organizada fue creciendo, sobre todo cuando nuestro país dejó de ser  el trampolìn de la droga colombiana. El narcotráfico se volvió un problema de seguridad nacional que requirió una fuerte intervención militar que permitiera conservar la soberanía, pero la estrategia puso en riesgo a la ciudadanía cuando los cárteles comenzaron a pelearse los  territorios. Según los expertos del tema, a partir los años noventa el país se consolidó como productor de cannabis, heroína y traficante de cocaína, superando a los cárteles colombianos,  debilitados hace  15 años cuando Estados Unidos les cerró la ruta del Caribe. La lucha entre el gobierno y la lucha entre cárteles, provocada por lo que algunos sociólogos denominan el “efecto Hidra”, refiriéndose a esa mujer mítica cuyo cabello estaba conformado por innumerables serpientes,  dejó alrededor de 50 mil muertes. Amnistía Internacional informó que entre enero de 2008 y julio de 2009 se cometieron 14 mil asesinatos y en el 2010 fueron 11 mil 800. De acuerdo con la comunidad científica el ingrediente activo, de la marihuana (THC), permanece en el organismo durante varias semanas y produce efectos como taquicardia, falta de coordinación física, desorientación, seguidos por depresión o somnolencia e incluso ataques de pánico o ansiedad. El uso frecuente ha sido asociado con anormalidades en el cerebro iguales a las causadas por otras drogas consideradas más agresivas. Los estudios demuestran que hay una conexión entre el uso de la marihuana y la sicosis, además,  los fumadores de esta droga pueden padecer bronquitis e inflamación del tracto respiratorio crónicas. La marihuana cambia la estructura de las células del esperma, deformándolas y existe el riesgo de que aun en pequeñas cantidades provoque esterilidad en el hombre y en la mujer altera el ciclo de la menstruación. El THC de la marihuana afecta las células nerviosas del cerebro y la memoria por lo que las funciones mentales de los consumidores tienden a disminuir. Es una de las drogas que causa la división anormal de las células, lo que conlleva a graves riesgos hereditarios. En los pasados diez años hijos de adictos a la marihuana nacieron con capacidades de concentración reducidas. En estos pequeños existe un mayor riesgo de padecer leucemia. Esto es lo que debe ponerse a consideración de la opinión pública, porque legalizarla marihuana es abrir la puerta a las demás drogas. Y no queremos jóvenes y niños legalmente adictos Ojalá que el ex presidente Vicente Fox haya tomado en cuenta los daños que causa esta droga ya que sería muy penoso que una vez pasadas las elecciones del 2018 retomara el tema.

Por: Helena Cárdenas /  helenacardenas155@hotmail.com