Consta de 189 artículos y 16 transitorios y, data del 30 de abril de 2012, fecha en que el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que la ley es perfectible y es un marco legal necesario en la materia. Hablamos de la  Ley General de Víctimas,  que fuera firmada por el jefe del Ejecutivo tras anunciar que su administración se desistiría de la controversia constitucional presentada por el ex presidente  Felipe Calderón quien rechazó esta ley argumentando que necesitaba ser modificada porque no elevaba a rango constitucional la responsabilidad de los estados y municipios sobre la atención a las víctimas.  Peña Nieto ha reiterado  que su gobierno no es sordo a las peticiones de las personas que han sido atacados por la delincuencia y la injusticia. “Hay un México lastimado por la delincuencia. Las víctimas son quienes más han sufrido. Hay miles de personas que padecen los estragos de la violencia y el Estado no puede tener oídos sordos a las peticiones de justicia”, asegura. En su oportunidad, Javier Sicilia le dijo: ”Usted, señor presidente Enrique Peña Nieto, cumple no sólo con esa justicia que había sido traicionada sino con lo más sagrado que un ser humano tiene: su palabra, la que usted empeño en los Diálogos por la Paz que sostuvimos  en el Alcázar de Chapultepec, con los entonces candidatos y candidato a la presidencia de la República” y agregó: “Hoy es un día puntuado por una paradoja… la tristeza y la alegría. La tristeza, porque esta Ley General de Vìctimas, que por fin ha sido publicada, no debió haber sido. Esta legislación es la consecuencia de la no aplicación de las leyes para la protección y la justicia de los ciudadanos, de la impunidad, de la corrupción, y de una guerra que nunca debió haber sucedido”. Se dio a conocer que la Secretaría  de Gobernación realizaría mesas permanentes de dialogo con las organizaciones civiles a fin de crear una red de protección que involucre a todos los órganos de gobierno. Oficialmente se consideró  que esta ley resarce la deuda hacia quienes fueron presas  de la delincuencia o de la mala actuación de las autoridades y sufrieron la violación de sus derechos. El presidente de la República aseguró que “las leyes no bastan para generar justicia” por lo que la convicción del gobierno federal es generar  todas las herramientas que sean necesarias para construir un México en paz. La Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, celebró, en su oportunidad la aprobación de la Ley de Víctimas. Rupert  Corville, vocero oficial de este organismo, señaló que la promulgación de esta ley fue uno de los principales compromisos de derechos  humanos hechos por el presidente Peña Nieto, al asumir el cargo, incluido en el Pacto por México, firmado por los partidos políticos y precisó: “Nuestra oficina en México brindó asesoramiento especializado sobre la elaboración del proyecto de ley y la promoción de su adopción”.  Andrés Manuel López Obrador, consideró positiva la Ley General de Vìctimas aunque  desconfió del presidente Enrique Peña Nieto, de quien dice, “tiene que hacer lo que está haciendo porque quiere ganar legitimidad. Todo lo que se haga en ese sentido es bueno, atender a la gente que padece, que sufre por la violencia. Yo no le creo a Peña Nieto”,  manifestó el tabasqueño. Como suele suceder no todos quedaron contentos. El presidente de la organizaciòn SOS, Alejandro Martì, asegura que las víctimas se sentirán ahora víctimas de la misma Ley porque no podrán operarla, de ahí que la califica como una “ley de adorno”. Señala que el Legislativo debió ser más responsable y corregir la ley antes de firmarla ya que no es eficiente, eficaz y efectiva. “El propio Legislativo reconoce que tiene toda clase de defectos, de problemas, de redacciones, que la hacen completamente inoperante, anticonstitucional. Sacar una ley que no funcione es volver a victimizar a las víctimas”, indica al reiterar que la ley promulgada no aprueba el control de constitucionalidad ya que diversas disposiciones se contraponen con principios constitucionales ya existentes y además tiene problemas de fondo, forma y redacción. Isabel Miranda de Wallace dirigente de la organizaciòn Alto al Secuestro coincidió con Alejandro Martí respecto a la ley promulgada que, sostienen, se contrapone con los principios constitucionales, sin embargo, al igual que la ONU dijeron que estarán al tanto para que la ley pueda aplicarse de la manera  correcta. Los ciudadanos, como siempre, a la expectativa, deseando que  se cumpla la promesa de seguridad y paz que trienio tras trienio y sexenio tras sexenio hacen los candidatos. El sexenio está en la recta final y en todo el territorio nacional, día a día aumenta el número de víctimas debido a que el tema de la seguridad se ha politizado. Si el Ejército sale dicen que hay más muertes y si no sale el número de muertes violentas no disminuye. ¡¡Pobre México!!

A fondo
Helena Cárdenas
[email protected]