En Baja California los pueblos de Rosarito y Popotla se han convertido en los puntos desde donde zarpan las “pangas” con migrantes. De día son sitios turísticos paradisiacos que, como a las tres de la mañana, cambian… se ven grupos de personas que suben a las peligrosas embarcaciones cuyo destino es la ciudad estadounidense de San Diego. No llevan alimentos ni agua, mucho menos salvavidas o señalizaciones para poder pedir auxilio en caso de una emergencia. La pequeña embarcación que los transporta es usada para la pesca y, si tienen suerte les toca alguna que se usa para pasear turistas… llega el pollero, los embarca y emprende la travesía. Cuando están en alta mar aparece otro pollero en otra embarcación y los abandonan a 60 o 70 kilómetros de la costa. Igual que cuando cruzan la frontera por tierra, los polleros ven siempre por su seguridad, nunca por la de los migrantes. En el día el calor es insoportable y por las noches la temperatura desciende hasta los diez grados o menos, dependiendo de la época;  corren el riesgo de sufrir hipotermia, lo que puede ocurrir en sólo 30 o 45. Las precarias condiciones que viven en México y otros países de Latinoamérica  ayudan a que los migrantes soporten a la deriva por tres o cuatro días. Los hace fuertes. También hay travesías en “panga”, igualmente peligrosas que cuestan entre cinco y ocho mil dólares por persona. Las pequeñas embarcaciones tienen capacidad para unas diez personas, pero como los polleros los ven  con signos de pesos colocan hasta veinte migrantes, aumentando el peligro para quienes van tras el sueño americano. A pesar de que existen reportes de innumerables personas que caen al mar y mueren, las corporaciones locales de estados como Guerrero y Oaxaca no vigilan sus costas en la forma debida. Como transportar ilegales es un delito, los lugareños evitan hablar del tema por temor a las represalias, lo único que recomiendan a los turistas es que no vayan de noche a la playa porque “es peligroso”. Según estadísticas del Buró de Inmigración y Aduanas, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y el Comando Marítimo Unido, el reforzamiento de la vigilancia en el muro fronterizo entre México y Estados Unidos ha provocado que del 2008 a la fecha los migrantes usen el mar para cruzar al vecino país del norte, siendo la ruta principal de Baja California a San Diego, donde la detención ha aumentado de 230 migrantes en 2008 a 779 durante el año pasado. Si los polleros hicieran la travesía con ellos, sin exceder el cupo, por supuesto, el peligro sería mínimo, sin embargo  muchos migrantes mueren porque son abandonados en alta mar y ellos desconocen las rutas de navegación. De acuerdo con la organización Angeles de la Frontera cada mes se detectan de diez a doce embarcaciones de este tipo frente a las costas de Rosarito y Ensenada que van cargadas con personas que sueñan con tener una vida mejor y llegan a perderla en el intento, mientras las autoridades del Trabajo y líderes sindicales, se muestran tal como son afirmando que “primero está el interés nacional” y después “hacer justicia para los trabajadores”. A pesar de que ya se habla de una recesión laboral, los líderes de las agrupaciones de trabajadores consideran que la situación es “no grave” porque no tenemos un problema como el de España. El problema del desempleo no es “tan severo”, asegura la  Secretaría del Trabajo que, dice dar seguimiento al convenio Piso de Protección Social que firmara con la CTM, cuyo líder Carlos Aceves del Olmo, quien ocupará el cargo en el periodo 2016-2022, deberá seguir la táctica de diálogo entre  empresarios y los sindicatos agremiados, establecida por su antecesor, Joaquín Gamboa Pascoe, acaecido en enero del presente año, quien dijo era “Para que las soluciones no resulten en forma de enfrentamientos, sino de convencimientos, de atender a las necesidades de las empresas en sus problemas y a los trabajadores en sus aspiraciones”. La realidad demuestra que ni con la reforma laboral se ha logrado atender las necesidades de las empresas y las aspiraciones de los trabajadores.  Los empresarios quieren mayor producción pero con los sueldos tan bajos que pagan a sus empleados, éstos no tienen para alimentarse bien y rendir más para llegar al objetivo. El acuerdo para evitar que los migrantes sean dejados en la frontera comenzó cuando el vuelo, procedente de El Paso, Texas, llegó con 133 mexicanos, deportados mediante el Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), que  repatrió alrededor de seis mil 800 compatriotas. El presidente Enrique Peña Nieto informó, en su oportunidad, que México es el segundo país que más compra a Estados Unidos (217 mil millones de dólares al año, que representan un millón de dólares por minuto), por ello, considera deben ver a nuestro país como socio comercial y como una oportunidad de invertir, no como una amenaza. Si los repatriados y todos los mexicanos tuvieran la oportunidad de invertir, muchas decisiones gubernamentales no serían vistas como una verdadera amenaza, como ejemplo tenemos a la reforma laboral. El Gobierno tiene que planear una estrategia laboral porque si Donald Trump ganara la presidencia de Estados Unidos disminuirían el número de migrantes y con ellos la millonaria fuente de las divisas que es el interé$ real de nuestros gobernantes.

Por: Helena Cárdenas /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...