compartir en:

La noticia se dio al término de la marcha por  el Día del Trabajo, en voz del dirigente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Rubén Núñez, quien anunció que mañana, 15 de mayo, día en que se festeja a los maestros, habrá un paro nacional, que realizarán junto con estudiantes para lograr una fuerza colectiva que busca incidir en el proceso electoral del próximo cinco de junio. El líder de la CNTE aseguró que se mantendrán en pie de lucha para seguir respaldando a los padres de los 43 estudiantes normalistas  de Ayotzinapa desaparecidos. La respuesta del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño no se hizo esperar y dijo a los profesores que “piensen bien lo que vayan a hacer”, pues desde la Secretaría de Educación Pública la percepción es de que la marcha se hará en contra de la reforma educativa, como ha venido sucediendo desde que ésta se legisló. Aseguró el funcionario que los profesores que se sumen a la convocatoria hecha por la sección 22 de la Coordinadora Nacional se les aplicará la ley que marca: “si hay más de tres faltas injustificadas, la sanción ya es la separación del servicio”. Y agregó que no deben ir a “una aventura para proteger los intereses de unos cuantos líderes,  para dejar a los niños sin clases”. Mientras se concretaban las leyes secundarias de la reforma educativa,  el Partido de la Revolución Democràtica insistió en la modificación del Artículo 28 que dota de facultades al instituto para poder realizar evaluaciones a los profesores, luego de que en la tribuna los senadores Fidel Demédiciis, Armando Ríos Piter y Benjamín Robles, objetaran la forma tan apresurada en que se concretó esta reforma, ya que los senadores tenían prisa por cerrar el periodo extraordinario de sesiones con la aprobación de la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Pública, con 91 votos a favor y 20 en contra. En esa ocasión el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación reprobó la actitud de los maestros de la Coordinadora en contra  la reforma educativa. Acusó a los opositores de carecer de propuestas. Las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación  lesionan la imagen de los maestros, señaló la SEP y dijo que los demás maestros sienten “ser representados de esta manera”. El SNTE,  asegura que el 95 por ciento de los maestros   labora, y que la disidencia la conforma una minoría de Guerrero, Michoacán y Chiapas, no así los profesores de la Sección 22 de Oaxaca que son la mayoría de la entidad. La Ley para el Instituto Nacional de la Evaluación   contiene el  tipo de evaluación y las  consideraciones de la misma, además de los instrumentos y  propósitos que no son la superación de los profesores en beneficio de los niños del país. En diversas ocasiones la SEP ha señalado  que los bloqueos y cercos de la CENTE  no son una forma de lucha en un país que tiene construidos los espacios de diálogos legales e institucionales, por lo que condena la actuación de la disidencia, “porque no va a conseguir ganarse el aprecio social y mucho menos encontrar una disposición al diálogo”.  Las  manifestaciones son  el rechazo a lo que hacen los legisladores porque, dice la disidencia que no tuvieron la capacidad de escuchar los planteamientos de la Coordinadora; por ello durante la discusión de las leyes secundarias  de la reforma educativa  tomaron  la Cámara de Diputados,  cercaron  el Senado y exigieron  la abrogación de estas reformas. En aquellos días la sección 22 hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto y a la Secretaría de Gobernación para que se sensibilizaran  y entendieran que no puede haber reforma educativa sin consentimiento del pueblo de México. Esto último realmente suena al más guajiro de los sueños porque los legisladores y hacen  y deshacen sin importarles si al pueblo de México le gusta o no, le conviene o no. Tal es el caso de la reforma a la Ley General del Trabajo y ahí está, aprobada por quienes no tienen que padecer carencias económicas, pues sus salarios son de los más caros del mundo. Nuestros legisladores son parte de ese diez por ciento de la población que se levanta sin preocuparse por si va a comer hoy o mañana. Otro punto relevante es que quienes hacen las leyes mexicanas y las de los estados, muchos de ellos no son abogados, algunos ni siquiera concluyeron la educación básica y ahí están sometiendo a profesionistas, técnicos y trabajadores en general a una vida indigna, porque no es digno recibir cada año un incremento  salarial que oscila en los dos pesos diarios. ¿Qué haría un diputado, senador, gobernador, presidente municipal, director, subdirector, regidor y todos los funcionarios de alto nivel, incluido el presidente de la República, con dos pesos de incremento salarial? El secretario general de SNTE aseguró, el año pasado que ahora si habrá educación gratuita, bueno tal vez será el año próximo porque lo que es éste los gastos entre la cooperación anual, compra de materiales y útiles escolares tiene a millones de padres de familia sin poder conciliar el sueño y todavía falta el festival de fin de cursos… eso sin contar las cuotas “pequeñas” que de poquito en poquito forman un capitalito. 

Por: Helena Cárdenas  /  [email protected]