compartir en:

Luis Ángel Bravo Contreras, fiscal general de Veracruz, presentó su renuncia de carácter irrevocable ante el Congreso del Estado, el cual tendrá efecto el primero de diciembre cuando Miguel Ángel Yunes Linares tome protesta como nuevo gobernador.

“Estos son momentos de acuerdos y lo digo con toda claridad: no seré factor de división ni encono, por el contrario, lo que Veracruz necesita, hoy más que nunca, es unidad”, precisó.

Durante la conferencia de prensa realizada la noche de este lunes en las oficinas de la Fiscalía, el ex funcionario apuntó que tomó la decisión de dejar el cargo en plena congruencia de su actuar y sentir.

“Lo hago convencido de que Veracruz tiene una ruta que le hará transitar a mejores esquemas de gobernalidad, de paz social y de bienestar para sus ciudadanos”, sostuvo.