En su cuarta edición, el Festival Internacional de las Luces-Filux, a celebrarse del 16 al 19 de noviembre próximo, llenará de color e incandescencia las calles y edificios emblemáticos de la Ciudad de México, para deleite de chicos y grandes.

Con mapping, instalaciones, proyecciones, esculturas de luz, ilumincación arquitectónica y más, la capital del país, al igual que en Mérida, Yucatán desde hace un año, el Festival encenderá con monumentales proyecciones la belleza arquitectónica y cultural del Centro Histórico.

Mediante el uso de la tecnología, la arquitectura, el diseño y la luz, los principales monumentos y edificios capitalinos se vestirán de gala, y así como los palacios Nacional o de Bellas Artes, el Monumento a la Revolución o cualquier otro inmueble representativo podría ser un gran mural de colores digno de ser apreciado por los habitantes y visitantes de esta metrópoli.

El año pasado, este festival regaló a sus espectadores no sólo la iluminación de importantes edificios, sino tendederos y figuras luminosas en la plancha del Zócalo.

En este año, el tema será muralismo, cine y luz como transformadora del espacio, y destacará un homenaje a las víctimas del sismo del 19 de septiembre, en la plaza de Santo Domingo.