compartir en:

Para dar gracias por un año más de vida, Estela Báez, acompañada de su esposo, Rafael Álvarez, y sus hijos, arribó al Centro de Espiritualidad Pasionista, recinto en el que  se llevó a cabo una misa en su honor, a la que acudieron  familiares y amigos cercanos.

Después de la celebración religiosa, la festejada e invitados se trasladaron a un salón de eventos de un hotel de la capital, en donde se ofreció un delicioso menú y bebidas frías como refresco y vino. Entre pláticas y risas, los presentes realizaron un brindis en honor de Estela, para quien anhelaron los mejores deseos, celebrando también el gran amor y amistad que los une.

Minutos después, se partió un rico pastel, mientras entonaban con gran entusiasmo Las Mañanitas, momento que se aprovechó para abrazar y entregar lindos regalos a la homenajeada, quien posó con sus invitados para la fotografía del recuerdo. ¡Felicidades, Estela!

Por: Daniel  Solano