compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Con desayunos, comidas, parrilladas, día de campo o una simple reunión es como familias disfrutaron el Día del Padre.
Para muchos padres esta fecha no es tan comercial como el 10 de mayo, pero aseguran que se disfruta igual porque son tomados en cuenta como el,pilar de la familia.
Desde temprano, las familias que han perdido a sus seres queridos, como abuelos, padres o tíos acuden a los panteones a llevar flores y, en algunos casos, hasta música.
Diversos restaurantes del Centro de Cuernavaca registraron gran afluencia de comensales que se extendió hasta la tarde con la presencia de familias completas, algunas esperaron hasta por media hora para poder disfrutar de un desayuno o comida.
“El Día del Padre no es tan comercial como el 10 de mayo pero es un buen momento para pasar en familia”, comentó Rodolfo Gómez quien vive en el municipio de Emiliano Zapata pero acudió a Cuernavaca para disfrutar un momento con su esposa y dos hijos.
Para cuando las familias han crecido en número un día de campo o una parrillada es una buena opción, consideró Marco Antonio Valdés quien tiene tres hijos, nietos y “gracias a Dios a hermanos y cuñados con quien puedo disfrutar del rico calorcito de Morelos”. Él es originario del Estado de México pero tiene una casa de fin de semana en Xochitepec a la cual asiste en ocasiones especiales como esta.
Para esta celebración la venta de flores no es común, pero sí se incrementa la venta de vinos y licores, herramientas para el hogar, relojes y perfumes.
En menor medida, las parejas jóvenes con uno o dos hijos pequeños optan por actividades como ir al cine, comer pizza, jugar boliche o dar una vuelta por algún parque.
Por la tarde, el Centro de Cuernavaca, pese a las remodelaciones, tuvo una gran afluencia de personas, algunas solo daban un paseo, otras hacían compras o disfrutaban de alguna bebida refrescante o los tradicionales raspados y paletas de hielo.

Detalle. Algunos papás portaron orgullosos las camisas estampadas con el retrado de sus hijos.

Por: Marcela García /  [email protected]