Jiutepec.- La pasión y el talento futbolístico los trae en la sangre. El morelense Fernando González Peña creció entre balones, trofeos y, algunos de sus mejores momentos de la infancia, los vivió en una cancha de soccer. Hoy, esa base le da la oportunidad de formar parte de uno de los equipos más importantes del balompié en México: Tigres UANL.
El originario de la colonia Atlacomulco, en Jiutepec, lleva unos meses viviendo en Monterrey, tras ganar con el Baxter un Nacional, en Querétaro.
En dicho certamen tuvo una actuación excepcional, y llamó la atención de los ‘cazatalentos’ de los Tigres.
La UANL le abrió las puertas para probarse en el equipo Sub 17 por una semana y, después de unos días, firmó contrato por tres años. Actualmente, Fernando usa el 344 en el dorsal.
En los días de asueto por Semana Santa, Fer volvió a su pueblo para convivir con su familia y amigos.
“Ahora estoy un poco más metido en esto del futbol, y pues este fin de semana vine a ver a la familia, a disfrutarla un rato.
“Me siento bien en Monterrey. Hay muy buenas personas en el club, me dieron la confianza y sólo me queda seguir trabajando.
“Cuando me llamaron para decirme que fui aceptado, agradecí a Dios y después lo compartí con la familia; fue una noticia de ensueño (…) yo pensaba que ningún equipo me iba a agarrar por mi edad, pero llegó la oportunidad de Tigres y hay que aprovecharla bien”, cuenta Fernando.
Dice que el gusto por futbol lo heredó principalmente de su papá, don Fernando González.
“Lo empecé a practicar desde los 3 o 4 años. Mi papá me llevó a jugar futbol, actualmente y se siente muy orgulloso de mí, dice que me extraña y todo, pero me pide que siga buscando mi sueño”, explica Fer.
Ahora que está en Tigres y ve de cerca a los jugadores del primer equipo, Fernando tiene muy claros sus objetivos.
“Los sueños que tengo son grandes. Quiero llegar a Primera División, todo jugador quiere llegar ahí… se siente bien estar en un club tan importante. Ver entrenar a todas esas figuras y pensar que un día puedes estar en el lugar de ellos me motiva mucho, pero tienes que creer en ti mismo, porque estoy convencido que puedo hacer las cosas que yo quiera”, afirma.
Sobre su posición, señala que tiene cierto parecido con el estilo de Javier Aquino.
“Siento que hay cierto parecido e intento jugar como él, aunque mis jugadores favoritos son el chileno Eduardo Vargas y el alemán Tony Kroos”, revela.
Es fan del Real Madrid y Tigres, aunque antes de llegar a San Nicolás de los Garza era fan de los Xolos de Tijuana.
Dice que quiere ser jugador profesional, pero también desea contar con una carrera universitaria.
“Sobre una carrera, aún no tengo definido, pero me gustaría algo en Derecho”, señala.
En generaciones anteriores se dieron buenos jugadores en su pueblo Atlacomulco, como su papá, tíos, abuelos y algunos otros amigos de Fernando. En la actualidad, Fer se une a Jesús Ortega, quien hace unos años firmó con Tigres Sub-17 y hoy juega con Gavilanes de Matamoros.
“Es un pueblo muy bonito, lleno de personas muy buenas. Se han dado pocos futbolistas últimamente, y me siento orgulloso de pertenecer a este pueblo y portar con orgullo el nombre del pueblo”, señaló Fernando.