compartir en:

México.- Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, aceptó que hubo descuidos en los protocolos de seguridad del pasado encuentro entre Veracruz y Tigres de la UANL, en el que se suscitaron hechos de violencia en la tribuna.  

“Todas las partes involucradas debemos ser autocríticas, y con esto me refiero: a la Liga, a los Clubes y a las autoridades en sus tres niveles: municipal, estatal y federal”, explicó el directivo.

Manifestó que “en la Liga MX debemos reconocer que no se aplicaron de manera adecuada los protocolos establecidos. No se actuó de manera preventiva para evitar lo sucedido en la tribuna, y fuimos rebasados por los hechos del final del partido”.