compartir en:

París.- Consciente de que la lesión en la espalda aún lo tiene lejos de su mejor nivel, el tenista suizo Roger Federer optó por cancelar su participación en Roland Garros y con ello, frenó una racha de 65 actuaciones consecutivas en Grand Slams.
Por primera vez desde el Abierto de Estados Unidos 1999, el máximo ganador de Majors en la historia de la Era Abierta no estará inscrito.
Sin embargo, quedaba la esperanza de verlo luchar por la Copa de los Mosqueteros, porque la víspera sostuvo una práctica en la Cancha 1 durante 20 minutos; fue un peloteo breve con su entrenador croata Ivan Ljubicic, que fue interrumpido por la lluvia.
La ausencia de Federer favorecerá al español Rafael Nadal, quien heredará el cuarto lugar de la preclasificación y así evitará que rivales como el serbio Novak Djokovic o el británico Andy Murray se crucen en su camino antes de semifinales.