compartir en:

San Diego.- Cientos de fans de Cargadores de San Diego pidieron a la directiva de la franquicia continuar en esta ciudad, tras la posibilidad de mudarse de sede a Los Ángeles, California.

Este domingo el equipo jugó su último partido de la temporada regular 2016 contra los Jefes de Kansas City, perdiendo 37-27.

Este encuentro pudo ser también el último que el equipo dispute como local en el estadio Qualcomm de San Diego, pues el propietario del equipo, Dean Spanos, tiene como límite el 15 de enero próximo para decidir si se mudan a la urbe angelina.

Al término de la pasada temporada, la familia Spanos, propietaria del equipo, determinó aplicar ante la liga la reubicación de sede a Los Ángeles, California, contendiendo con los entonces Carneros de San Luis; misma que quedó en espera hasta dicha fecha.

A través de pancartas, los seguidores del equipo del rayo mostraron su descontento por la posible mudanza, tras 55 años de operar en San Diego.