compartir en:

Grupos de amigos y familias acudieron a Kookaburra para saborear exquisitos platillos  a la carta y dulces postres, así como para disfrutar la bella vista y el clima de la ciudad.

La noche fue amenizada con música de jazz, baladas y pop, para que los asistentes pasaran un agradable momento festejando cumpleaños o fechas especiales.
Contando anécdotas y temas de actualidad, los presentes gozaron de un agradable fin de semana con sus seres queridos.

Por: Mariana García