De forma impulsiva y sin tomar las medidas de higiene necesarias, los familiares de un hombre, que murió por COVID-19, no se aguantaron las ganas de darle el último adiós y abrieron el ataúd donde se encontraba.

Este irresponsable hecho ocurrió en la localidad de Malambo, Colombia. A través de las redes sociales circula el momento en que las personas rodean el féretro para abrirlo entre lamentos y sollozos.

Las autoridades reprobaron la acción por irresponsable. La secretaría de Salud de Malambo, Dary Luz Castaño, les explicó el protocolo para actuar en el protocolo de inhumación:

“A la familia se le dijo que no podían ir más de cinco personas, pero cuando llegaron al cementerio había mucha gente y la persona encargada y los funcionarios de la funeraria no pudieron controlarlos. Entraron violenta e irregularmente”

 

 

De acuerdo con la funcionaria, las autoridades sanitarias tienen que montar un cerco epidemiológico para descartar contagios.

“Es un acto bochornoso porque no tiene otro nombre. No sé cómo más definirlo porque parece una obra dantesca”