compartir en:

Familiares de personas que desaparecieron hace unos años en el Estado de México, se dieron cita durante el arranque de la exhumación de los cadáveres depositados irregularmente en la fosa de Tetelcingo, a fin de corroborar si entre los restos de encuentran en de sus seres queridos.

Manuel Ramírez Juárez, padre de Mónica Alejandrina Ramírez Alvarado, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UAEM) desaparecida por agentes ministeriales del Estado de México y que tuvo una relación con un ex agente que laboró en Morelos, por ello tiene la sospecha de que el cuerpo de su hija podría estar en entre los más de cien cadáveres.

"Hemos estado tratando de saber quién se encuentra en esas fosas, ahí podría estar Mónica Alejandrina y por eso nuestra exigencia para que se abran esas fosas y trata de identidad a tanta gente que por ahí alguien la debe de estar buscando; es denigrarte la forma en que los tienen sepultados", apuntó.