Sergio Pérez vivió momento de tensión luego de que se había mencionado que el mexicano podría tener una sanción.

Los comisarios de la carrera tuvieron una reunión y determinaron que el piloto no cometió infracción alguna en el incidente que tuvo con el segundo Safety Car.

Checo salió muy feliz de la reunión y dijo “no hay problema” anticipando lo que más tarde se daría a conocer: no hubo penalización para Sergio. Esta victoria, fue una lección para sus detractores y consolidó al tapatío como un piloto de élite en los circuitos callejeros.

Recordemos que su victoria anterior en esta temporada fue justamente en el Gran Premio de Mónaco, que también es un circuito callejero.

 

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado