compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Refinanciar la deuda de Cuernavaca no es la solución al problema económico del gobierno, “es sólo patear el bote y generar más deuda”, planteó el coordinador del grupo parlamentario del Partido Nueva Alianza en el Congreso, Francisco Santillán Arredondo, después de que ayer el edil Cuauhtémoc Blanco Bravo finalmente se reunió con los representantes de las fuerzas políticas en el Congreso, tras cancelarles con anterioridad en el último minuto.
El diputado por el tercer distrito electoral de Cuernavaca dijo que no lo convencieron las condiciones en las que Blanco Bravo propone el refinanciamiento de la deuda y, además, no habló con claridad sobre el destino que tendrán los recursos que se ahorren con la reestructuración.
La solución, dijo, es que el PSD encabece un gobierno responsable y austero, que se “amarre el cinturón” y se dedica a limpiar los errores del pasado.
“Deben entender que la línea de conducción es la austeridad y eso no se ha notado con claridad hasta ahora, con un gobierno envuelto en el escándalo por la repartición de cargos a sus familiares y amigos cercanos”, criticó al anticipar su voto en contra de la solicitud.
Para el representante de Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros, la relación con el presidente municipal debe ser más tersa con el ánimo de que los diputados apoyen a Cuernavaca a salir del bache en el que se encuentra actualmente.
Dijo que el Congreso del Estado debe tomar una decisión de solidaridad municipalista, en un plazo que no vaya más allá de los 30 días.
La respuesta dependerá de la formalización física de la petición y de que las condiciones de la contratación sean mejores a las actuales.
Los diputados recibieron al alcalde en un hotel al norte de Cuernavaca a petición de éste; trascendió que la reunión estuvo a punto de volver a suspenderse por cuestiones personales de Blanco Bravo. 
Sin embargo, la reunión se materializó ante la advertencia de que era la última oportunidad que los legisladores le daban para tener el acercamiento. 

"Deben entender que la línea de conducción es la austeridad y eso no se ha notado, con un gobierno envuelto en el escándalo por la repartición de cargos a sus familiares y amigos cercanos.” Francisco Santillán, legislador

Falta la formalización
Legisladores esperan que la solicitud se haga en papel y que muestre las condiciones claras de contratación.

Opacidad
Cuauhtémoc tampoco habló del destino de los recursos que se ahorrarán con la reestructuración.

Por:  ANTONIETA SÁNCHEZ  /  [email protected]