Craig Graffius fundó EcoGlass Straws hace 12 años con tres décadas de experiencia en la fabricación de vidrio y su visión de una alternativa a el omnipresente popote de plástico. Lo que no tenía eran clientes que demandaran su producto.

Hoy, su pequeño taller de cuatro personas en Hood River, Oregon, se está preparando para producir 2 mil popotes de vidrio artesanales por hora. La cifra que supera la tasa actual de 125 por hora, o mil por día.

El incremento en la producción de EcoGlass pone de manifiesto una ola de cambios que se extiende a lo largo de la cadena de suministro mientras que los popotes emergen como un símbolo central de la crisis mundial de los desechos plásticos.

A medida que los consumidores buscan opciones más ecológicas, compañías desde Starbucks y McDonald’shasta MGM Resorts International están respondiendo.

"Todo el mundo tiene que encontrar un reemplazo", dijo Graffius, quien ha visto triplicarse los pedidos en el último año después de una larga lucha para convencer a los compradores de que sus productos eran más que sólo una novedad. "No esperábamos que esto sucediera. Realmente nosotros íbamos a golpear al mercado". En cambio, "el mercado nos está golpeando a nosotros".

Los popotes de plástico son sólo un ejemplo de cómo las empresas se ven obligadas a adaptarse a las cambiantes actitudes del público sobre el medio ambiente.

Para algunos, abandonar el plástico tradicional aumenta los costos, amenaza las ventas y genera conversaciones incómodas con los clientes. Otros ven una oportunidad para nuevos negocios con el aumento de la demanda de productos alternativos.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...