Turín.- Lo que pintaba para ser un noche fácil para la Juventus se terminó complicando. Y es que los pupilos de Andrea Pirlo visitaron al Crotone, un rival que en el papel era fácil, ya que son uno de los coleros de la Serie A, pero la ausencia de Cristiano Ronaldo les pesó en demasía. 

El nigeriano Simeon Nwankwo se encargó de poner contra las cuerdas a la Juve al poner de penal el 1-0 al 12’.

La Juve tuvo que venir de abajo, logrando la igualada a los 21 minutos gracias al tanto de Alvaro Morata. 

La Juve sufrió para generar peligro, quedando en evidencia que extrañaron a Cristiano Ronaldo, por lo que tuvieron que conformarse con el empate, mismo que los dejó en el cuarto lugar de la tabla con ocho puntos.