El Instituto Tecnológico de Massachusetts y la universidad de Harvard, realizaron un estudio en cual se revela que por más extraño y asqueroso que suene, comerse los mocos podría tener grandes beneficios para nuestra salud.

La mucosa tiene una gran cantidad de bacterias que forman una barrera para evitar la formación de caries, por si fuera poco, las bacterias buenas que contiene este fluido aumenta las defensas de nuestro sistema inmunológico. Por lo tanto, puede protegernos de infecciones respiratorias, ulceras estomacales e incluso del VIH.

“Ingerir los restos de mucosidad seca es una forma ideal de reforzar el sistema inmunitario. Desde el punto de vista médico, es recomendable y es una actividad completamente natural", señaló el especialista en neumología Friederich Bischinger.

Es por eso que los investigadores seguirán buscando la manera de tener todos los beneficios que contiene este fluido en una pasta o chicle.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...