compartir en:

Guadalajara.- El dueño de las Chivas, Jorge Vergara, se mostró molesto por el trato médico que tuvo su delantero Alan Pulido en el juego de México ante Paraguay.
Medios nacionales informaron que Vergara presentaría una inconformidad a la dirección de Selecciones Nacionales.
Y es que Pulido se fracturó el húmero derecho, pero el cuerpo técnico del conjunto tricolor, encabezado por Gerardo Aguilar, no pudo atenderlo rápidamente, por lo que tardaron en estabilizarle el brazo. Ante esto, Vergara quiere que existan médicos mejor capacitados, además de que fue llevado en una camioneta y no en ambulancia al hospital.
Staff Diario de Morelos