compartir en:

México.- Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) comenzarán una investigación para entender los efectos del parásito Cymothoa exigua en los peces y si pudiera tener efectos negativos en las personas.

El investigador Alejandro Sánchez Flores explicó que el parásito logra introducirse en la boca de algunas especies de peces, chupa la sangre de la arteria que alimenta la lengua del pez y al no recibir irrigación sanguínea, la lengua se atrofia y cae.

El encargado de la Unidad Universitaria de Secuenciación Masiva y Bioinformática detalló que de este modo el crustáceo se ancla con los apéndices traseros a los músculos que controlaban la lengua y la sustituye para así alimentarse de lo que el animal ingiere por lo que cambia totalmente su alimentación.

Esta situación genera que ocho especies de peces, entre ellas algunas comerciales como el guachinango, reduzcan de manera considerable su tamaño, lo cual es una preocupación para los encargados de la producción y distribución de pescado.

Explicó que aunque no se ha demostrado efectos adversos sobre las personas, además del momento desagradable de encontrarlo en los platillos, el estudio buscará más evidencia de sus efectos sobre los seres humanos.

“Además se ve mal que te encuentres un organismo así en tus alimentos. De hecho, en Europa empezó a haber mucho 'ruido' cuando comenzaron a encontraron estos organismos, pues no sabían si les iba a hacer daño o no comer un pescado así”, informó la agencia informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Detalló que otra de las características del Cymothoa exigua es que tiene la capacidad de cambiar de sexo según sus circunstancias, pues nacen como machos pero cuando logran colonizar la boca de un pez se transforman en hembras para ser fecundadas ahí mismo.

Alejandro Flores dijo que existen muchas preguntas por resolver y que en los próximos años su investigación se centrará en el parásito y sus efectos sobre peces y personas.