El Octobot es un pequeño pulpo de ocho brazos con una autonomía de entre cuatro y ocho minutos

Un equipo de investigadores de La Universidad de Harvard (EE UU) ha creado el primer robot autónomo completamente blando, al que han llamado Octobot. Tiene la forma de un pequeño pulpo de ocho brazos y para fabricarlo el equipo ha usado varios métodos que incluyen la impresión en 3D.

 

La novedad del Octobot es que es totalmente blando, tanto por fuera como cada uno de los circuitos que se encuentran en el interior del robot. “Hemos sido capaces de imprimir en 3D cada uno de los componentes funcionales necesarios dentro del cuerpo del robot blando, y además, de una forma rápida”, explica Jennifer Lewis, la otra directora de la investigación. Los sistemas que han incluido son el de almacenamiento de energía, potencia y accionamiento del robot.

 

Turby explica que en lugar de utilizar la energía tradicional ellos decidieron usar como sustituto lo que llaman lógica de microfluidos, y combustible de peróxido de hidrógeno. El circuito lógico de microfluidos es un sistema de válvulas y canales. Una reacción en el interior del robot transforma una pequeña cantidad de combustible líquido en una gran cantidad de gas que llega a los brazos del pulpo y los infla como si fuese un globo. “Las fuentes de combustible para robots blandos necesitaban componentes rígidos, pero esta reacción química nos permite sustituir esas fuentes de alimentación”, explica Wehner.

 

Nota recomendada Crean un robot capaz de jugar al metegol