CUERNAVACA, MORELOS.- La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) recomienda no caer en la tentación de las tarjetas de crédito y menos cuando el Banco de México ya anunció que durante 2017, las tasas de interés aumentarán en tres momentos diferentes del año.
Carlos Flores Hernández, director de Educación Financiera de la delegación Morelos, dijo que además de que las personas tienen que tener claro que las tarjetas de crédito tienen la tasa de interés más alta del mercado, también tienen el contrato más “leonino” y desventajoso para el contratante.
En ese sentido, recomendó no dejarse sorprender por comisionistas o personas fuera de las sucursales bancarias, en plazas públicas, o incluso en las propias oficinas de trabajo, hasta donde llegan con módulos para ofrecer productos bancarios que la gente no está buscando.
Lo anterior, al señalar que, aunque los bancos han encontrado en los comisionistas una forma práctica de aumentar su número de tarjetahabientes, a la hora de los problemas por cargos no reconocidos, variación de las tasas de interés sin previo aviso, etc., el banco siempre argumentará que fue el cliente el que pidió el crédito y no que éste le fue ofrecido hasta su propio centro de trabajo.
Flores Hernández hizo énfasis en que los bancos siempre van a recurrir a cualquier práctica para enganchar a los cuentahabientes, principalmente para que adquieran una tarjeta de crédito porque es el producto bancario que más rendimientos le deja a la banca. Así, las tarjetas de crédito “preaprobadas” no existen, es una mentira que usan los comisionistas para convencer de su adquisición.

Distinguir contratos
El sistema financiero mexicano opera mediante contratos de adhesión, que se encuentran definidos de antemano, de forma unilateral, por la institución; cuando un tarjetahabiente lo firma, no lo está haciendo de común acuerdo, sino que está aceptando las condiciones de la institución bancaria.
En ese contrato están establecidas todas las condiciones y términos, especialmente la que concierne a la tasa de interés, comisiones o Costo Anual Total (CAT), las cuales son aceptadas por el cliente, cuando éste lo firma.
Por lo anterior, si el banco decide aumentar la tasa de interés y la anualidad, el cliente no podrá hacer nada para librarse de pagar las altas cuotas, en virtud de que al adherirse, acepta y está fuera de cualquier consulta o consenso previo con la contraparte. Así, recomienda no aceptar una tarjeta que no se requiere, ni aunque esté “preautorizada”, o en su caso, siempre revisar los términos del contrato de adhesión y los estados de cuenta en los que el banco está obligado a informar de cualquier cambio a dicho contrato.

Ganchos. El ofrecimiento de tarjetas fuera de establecimientos o en su propio centro de trabajo, es un gancho de instituciones bancarias.

Contrato de adhesión
Es aquel que contiene una serie de cláusulas que son definidas previamente por una sola de las partes, en este caso las entidades financieras. Por tal motivo, existe cierta desventaja al estar predeterminadas, en especial en los productos de crédito.

Advertencia
Condusef señala que para adquirir alguna tarjeta se revise  el CAT, las comisiones, la tasa de interés, los beneficios y los seguros.
 
Consejo
Condusef señala que antes de aceptar una tarjeta “preautorizada”, se pregunte si en realidad la necesita.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...