compartir en:

 

Temixco, Mor.- Construida en el siglo XVI por Martín Cortés, hijo del conquistador español Hernán Cortés, la Exhacienda de Temixco atestiguó momentos importantes de la historia, como de la Colonia, la Independencia de México, la Revolución Mexicana y la Segunda Guerra Mundial.

"La Exhacienda de Temixco se remonta al siglo XVI cuando Martín Cortés mandó construir esta hacienda, la cual tardó 400 años en terminarla", señaló Javier Mejía, representante de la Exhacienda de Temixco Parque Acuático.

Ubicada en Temixco, Morelos, este histórico inmueble fue un gran productor de azúcar, arroz, alcohol, maíz y frijol, relató.

Además, dijo, aquí se criaron ganados y se explotaban las áreas naturales para obtener madera que se almacenaba en las bodegas para después ser entregadas en toda la Nueva España.

Javier Mejía refirió que cuando estalló la Guerra de Independencia de México, la entonces hacienda de Temixco se convirtió en un centro del bando para los Realista, defensores de la monarquía. En tanto que durante la Revolución Mexicana, fueron ocupadas por los zapatistas, quienes la utilizaron como resistencia y para guardar su armamento.

"Inicialmente fue en la Guerra de Independencia donde se libraron batallas de un bando y otro, pero fue más importante en la Revolución Mexicana porque se supone que (Emiliano) Zapata estuvo aquí en la hacienda defendiendo sus intereses", relató.

En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, la Hacienda fue un Campo de Concentración de Japoneses, quienes pudieron satisfacer sus necesidades con el trabajo en el campo.

"En la segunda Guerra Mundial fue un tipo campo de concentración de japoneses, de las familias que vivían por la región , aquí en Temixco, en Cuernavaca (...) no tanto como prisioneros sino para que la gente no corriera tanto riesgo por ser gente japonesa, de las cuales hasta la fecha tenemos en la región muchas familias que se han quedado", refirió.

Una vez que terminó la guerra, la comunidad japonesa que fue recluida en este lugar, donde eran muy vigilados, poco a poco fue recuperado la tranquilidad y regresaron a su vida normal.

Mejía relató que fespués de que concluye este episodio, la hacienda empieza a cultivar arroz, caña de azúcar y madera; posteriormente se convirtió en balneario parque acuático.

"Fue en el año de 1968 cuando se convirtió en parque acuático, vamos a cumplir en 2018, 50 años de servicio".

Javier Mejía señaló que cuentan con instalaciones interesantes, donde el público puede disfrutar de la exuberante belleza natural y de la diversión acuática.

"Tenemos toboganes de todo tipo, alberca de olas, ríos de olas, zonas infantiles, canchas deportivas, un sin fin de servicios para que la gente tenga la opción económica de venir, dado que puede traer sus alimentos".

En este espacio ideal para descansar y pasar un fin de semana en familia se encuentra en la carretera federal México-Acapulco, a la altura del kilómetro 85, en la colonia Centro de Temixco.